Quién teme a las madres arrepentidas

YES

asd

OTRA CARA DE LA MATERNIDAD Prueba a mencionar el título «Madres arrepentidas» y verás. Orna Donath ha elevado al máximo el nivel de susceptibilidad entrevistando a 23 mujeres que, aun amando a sus hijos, elegirían no ser madres si volviesen atrás. ¿Nos atrevemos a escucharlas?

08 oct 2016 . Actualizado a las 10:15 h.

«Valoro los esfuerzos que estoy haciendo, pero me consumen, me agotan, me cansan el cuerpo, la mente y el alma, no tengo lugar para nada más. No tengo nada porque me falta energía». Es el testimonio de Maya. Madre de dos hijos y embarazada de un tercero, ella es una de las 23 mujeres entrevistadas por la socióloga israelí Orna Donath para el ensayo Madres arrepentidas, la mayoría trabajadoras. Conviene no dar nada por supuesto, porque el estudio, advierte su autora, quiere evitar las generalizaciones sobre las madres. Y ese es su valor, el del caso particular que acaba por revelar no un sentimiento generalizado, pero sí el exceso de presión social que recibimos las mujeres, en muchos casos obligadas a elegir entre la realización como personas y profesionales y la maternidad tal como se vive hoy.

internet

 Junto al de Maya, oímos el caso de mujeres como Doreen, otra de las participantes en esta investigación centrada en israelíes de diferentes edades, estatus y formación: «Existe esa verdad común, esa creencia de que todos queremos tener hijos y de que no seremos felices si no los tenemos. Yo me crie con esas ideas. Y no es sencillo, nada sencillo. Y tengo tres hijos. Existe una dicotomía fuerte entre los mensajes que recibes de la sociedad y lo que sientes». ¿Importa esa voz interior?

Romper el silencio no ha sido fácil, advierte Donath, que ha querido destacar una realidad paradójica pero real en la selección de mujeres que ha llevado a cabo para su estudio: el hecho de amar a sus hijos y, a la vez, el de elegir una vida como «madres de nadie» si hubiese una segunda oportunidad.