Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Malditos negacionistas

VIGO

XOAN CARLOS GIL

08 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Mónica Linde fue la primera víctima de la violencia de género de este año. Fue asesinada junto a su hija Ciara la noche de Reyes. Unos días después, el machismo segó la vida de Olga, Liliana y María, y la última semana de enero despedimos a Judith, Manuela y Rosa. Este 2020 hemos perdido a 14 mujeres a manos de sus parejas o exparejas. Estamos ante una realidad escalofriante e inadmisible. Y las Administraciones Públicas no debemos olvidar que detrás de cada cifra hay una mujer asesinada por el simple hecho de ser mujer.

Desde que hay registros, en España se han contabilizado 1.047 crímenes machistas y solo desde 2013 son más de 270 los menores que se han quedado huérfanos. Los datos del Ministerio del Interior recogen 1.000 denuncias por agresiones y abusos sexuales al mes. Y cada día en España se atiende a cuatro víctimas de una violación. El sistema patriarcal pretende dejar sin voz al 51% de la población cercenando el acceso en igualdad de condiciones del talento femenino a la dirección de las empresas, a los órganos de gobierno de los jueces, a la cúpula universitaria o a los mandos de las principales organizaciones del país. Pero el daño más extremo que ocasiona el machismo es su incesante recurso a la violencia como herramienta de sometimiento de las mujeres.

Son necesarios cambios profundos y una sensibilización desde edades tempranas para poner freno definitivo a este auténtico holocausto. En la Diputación de Pontevedra hace cinco años que convertimos en prioritaria la erradicación de la violencia contra las mujeres y estamos convencidas de que educar en igualdad sin estereotipos de género es una de las herramientas más poderosas de las que disponemos para revertir esta situación dramática.