La profe que te enseña a ser Greta

Docente en el CEIP Antonio Palacios de O Porriño, Miriam Leirós es la coordinadora nacional de Teachers For Future, inspirado en el movimiento que lidera Thunberg


vigo / la voz

Esta profesora le declaró la guerra al plástico en el año 2014. «Cuando empecé con el programa Plastic-off con mis alumnos, en el colegio me llamaban La Plásticos. Al principio me miraban como un bicho raro, ahora todavía hay gente que me ve con recelo». Miriam Leirós sonríe al recordar cómo su proyecto de merienda escolar sin residuos causó sorpresa entre el alumnado y también entre muchos profesores. «Los niños sí eran sensibles a la existencia de islas de basura en el océano pero creían que no serviría de nada que abandonásemos en las meriendas los plásticos de un solo uso. Entonces tiramos de matemáticas: 25 niños en clase por 400 centros que lo hacen en España por 180 días de curso lectivo... Vieron que realmente estaban haciendo algo y les motiva».

A Miriam también. En el 2018 creó El Guiño Verde, una organización de profesores sensibilizados con el medio ambiente, que este año se ha transformado en Teachers For Future, un movimiento internacional que ella coordina en España.

Su colegio enseguida abrazó un proyecto que hoy tiene muchas derivadas. En el CEIP Antonio Palacios de O Porriño se hace compost con los restos de la fruta. Los alumnos lo emplean para cultivar productos de temporada en el huerto escolar. Hay niños que ejercen de vigilantes para que no se quede ninguna luz encendida en las aulas.

El último experimento en el que están inmersos es someter los plásticos biodegradables a las condiciones de humedad y luz naturales para comprobar si realmente se descomponen, los chicos analizan el ciclo y llevan un registro. Lo que empezó evitando papel de aluminio de los bocadillos o las botellas de agua de plástico en la merienda se ha convertido en un proyecto transversal que tiene fascinados a los alumnos de esta profesora de quinto y sexto de primaria. «Para ellos Greta Thunberg es un ejemplo a seguir. Están en la prepubertad, últimamente buscaban referentes en la música y el reguetón, con las connotaciones machistas que pueden tener, y de pronto, que Greta Thunberg sea su ídolo es muy significativo». Pocas veces los más pequeños coinciden en sus gustos con la revista Time.

Miriam Leirós y sus alumnos se unieron este viernes a la sentada protesta de Teachers For Future porque en la COP de Madrid no se han alcanzado acuerdos para tomar medidas contundentes contra el cambio climático
Miriam Leirós y sus alumnos se unieron este viernes a la sentada protesta de Teachers For Future porque en la COP de Madrid no se han alcanzado acuerdos para tomar medidas contundentes contra el cambio climático

Lo maravilloso de la educación es que, por cada persona a la que se ilustra, el efecto se multiplica. Miriam Leirós lo ha visto en sus alumnos. «Hay madres y padres que vienen a tutorías y me lo cuentan. Me dicen que en el supermercado ya no pueden comprar embutido envasado porque sus hijos les tiran de las orejas. Son unos grandes transmisores». Leirós explica orgullosa cómo las familias colaboran con los proyectos. Los alumnos de esta profesora no tienen deberes pero sí una misión que se pone en práctica cada trimestre: «Salimos al exterior a observar los cambios de estación. Tenemos una ficha para analizar la naturaleza. Se trata de que empaticen con el patrimonio natural que tienen y que van a recibir. Al principio les extraña y no ven nada, no oyen nada pero de repente empiezan a descubrir los tipos de nubes, los brotes en los árboles... Después hacemos un ejercicio de lengua que consiste en una descripción y se nota mucho que aprecian más los detalles». Y para detalles, los de esta docente que ha desterrado los bolis rojos de sus aulas, ella corrige en verde, el color de la hierba y de la naturaleza.

Educar transversalmente

El proyecto de Teachers For Future promueve una educación basada en el respecto al medio ambiente para que esté presente en todas las materias. Es un estudio que llamó la atención de la ministra de Transición ecológica, Teresa Ribera, con la que esta profesora mosense se ha entrevistado varias veces, la última esta misma semana en un acto de la COP 25. Miriam Leirós ha sido invitada a varias mesas redondas de esta cumbre del clima; también participó en la marcha mundial que se celebró en Madrid.

Miriam participó en la manifestación por el clima junto al exministro Ángel Gabilondo.
Miriam participó en la manifestación por el clima junto al exministro Ángel Gabilondo.

Ella y sus alumnos tienen apadrinado un pingüino en el Ártico: «El año pasado el ejército de tierra que viaja a la Antártida a medir el deshielo ofertó el apadrinamiento de un pingüino a cambio de cuidar el medio ambiente y decidimos apadrinarlo pero tenemos también apadrinados chimpancés víctimas de la deforestación por coltán a través del Instituto Jane Goodall». Desde clase, envían móviles para su reciclaje; cada 30 teléfonos apadrinan un chimpancé. «Cuando quieren un móvil tenemos que explicarles que detrás hay muchas veces deforestación o trabajo infantil. Pero ellos no son los culpables, el problema está en la sociedad. Yo como maestra y madre lo que intento es que sepan qué hay detrás de cada producto. Tener móvil es necesario pero quizás no tenemos que tener el último modelo y podemos sobrevivir sin el emoticono de la berenjena».

¿Acabarán adoptando alguna vaca las nuevas generaciones? No se descarta, explica, porque cada vez hay más desconocimiento del rural entre los chavales. «Se critica lo rural, el pueblo… Es como si fuera menos ser de aldea que de la ciudad. Tengo alumnos que son del rural y que hablan con vergüenza de ello. Hay que poner en valor que la vida en el campo es necesaria, que tenemos que recuperar los valores naturales que se han perdido por la velocidad de la vida en las ciudades», sentencia.

Su canción favorita

«Ser árbol», de Nacho Vegas: «Es una metáfora de una pareja que se convierte en árbol, que mete sus raíces en la tierra y cuyas ramas crecen. La canción nos mete en el ciclo natural y nos recuerda que somos parte de la naturaleza».

Ellos son los Greta Thunberg gallegos

Mila Méndez

En este colegio los alumnos plantan sus verduras, cosechan hortalizas y comen los huevos de las gallinas que crían. Los conflictos en el patio han desaparecido y la integración en un barrio con un alto índice de inmigración fluye gracias a tener los pies en la tierra

Cuando suena el timbre no salen disparados a pelearse por una pelota. Los alumnos de este colegio público de A Coruña, San Pedro de Visma, hacen turnos para dar de comer a las gallinas, regar las coliflores o cavar una zanja. «Cal é o ambiente que respiras aquí? Verdade que non hai gritos?», pregunta el profe de Naturais en sexto de primaria y coordinador de dinamización de medio ambiente, Xulio Gallego. El maestro tiene razón. En un centro con 362 alumnos los recreos son un oasis en el que los escolares se relajan trabajando en la huerta, el espacio verde en el que han convertido el recinto. «Os conflitos no patio praticamente se reduciron a cero», presume el director, Juan Manuel Pérez Yáñez.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La profe que te enseña a ser Greta