Caballero apuesta por buscar soluciones y no responsables tras la anulación del PXOM 

El regidor mantendrá un encuentro mañana con la Xunta para trabajar en el tema

J. Bravo
Vigo / La Voz

Caballero y la conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, se reunirán a última hora de la mañana en Santiago para intentar desembarrancar el planeamiento urbanístico de Vigo tras su anulación por el Tribunal Supremo. Mato se puso en contacto con el alcalde, de viaje en Madrid, y quedaron en explorar una actuación conjunta ante el problema que se ha generado. «Valoro mucho la actitud constructiva de la conselleira. Quiero plantearle que vayamos juntos en esto», resumió el regidor.

Este fue el único gesto de avance tras el mazazo del día anterior, cuando el Supremo notificó la anulación del Plan Xeral. La noticia pilló con la guardia baja al gobierno local tras años de sucesivas sentencias favorables. Esta última, sin embargo, desequilibra totalmente la balanza hasta el punto de que de nada sirve lo anterior. Desde ayer, el Plan Xeral de Ordenación Urbana (PXOM) del 2008 es historia y la ciudad, al menos provisionalmente, vuelve a estar regida por el conflictivo de 1993, algo inimaginable hace unos días.

Respecto al fallo judicial, Caballero echó balones fuera, aunque reconociendo la gravedad de la situación creada. «La sentencia va contra la Administración autonómica y en ella no se cita al Concello. Aquí se trabajó con rigurosidad y no se recrimina nada», fue su argumento. Y en caso de que hubiera que buscar responsables, algo que ayer eludió en su comparecencia ante los periodistas, señaló al PP: «La exalcaldesa Corina Porro fue quien solicitó a la Xunta la exención del estudio ambiental estratégico», recordó.

El acuerdo técnico-político que busca con la Xunta no tendrá reflejo en la esfera local. Caballero negocia con la Xunta sin tener en cuenta a la oposición. «Hablaré de gobierno a gobierno y en Vigo será el pleno quien tome decisiones. Los debates políticos quedan fuera de esto. Será un debate entre instituciones», explicó.

Si bien fue claro respecto a las consecuencias de la sentencia, no quiso abundar en las posibles opciones que maneja el Concello. «Han pasado dos días y el proceso de elaboración del PXOM llevó años. Vamos a tomarnos dos o tres días para verlo bien. Pero quiero garantizar a la ciudad que encontraremos una solución razonable».

Consciente de que el fallo del Supremo deja tocada a su concejala de Urbanismo, Caballero evitó comparecer ante la prensa con María José Caride. También dejó en evidencia su disgusto por el fallo «inesperado». «Había uno anterior, muy contundente, del Tribunal Superior, pero ahora el Supremo le ha enmendado la plana», se lamentó.

Proyectos aparcados

Pero las consecuencias aparecieron ya ayer. «Esta decisión es tremenda para el crecimiento industrial de la ciudad», sentencia Teresa Pedrosa, delegada del Estado en la Zona Franca. Los técnicos del organismo encargado de la promoción empresarial de la ciudad se reunieron todo el día de ayer para analizar la afección de esta sentencia a sus planes.

Las actuaciones que tenía previstas el consorcio en Vigo para los próximos años tendrán que ser analizadas nuevamente y esperar a que la ciudad tenga de nuevo un Plan General aprobado.

Estos proyectos suman 120 millones de euros, que se quedan guardados en un cajón. Las tres obras más importantes son la ampliación del polígono de Balaídos, el tecnológico logístico de Valladares y el de Matamá. En total, quedan afectados más de un 80 % de los proyectos que están previstos en los presupuestos del 2015 se quedan en un cajón, así como todos los futuros que los técnicos del consorcio tenían en mente.

Pedrosa confirmó que están elaborando un informe sobre la situación en la que se quedan todas las obras en marcha.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Vigo

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Caballero apuesta por buscar soluciones y no responsables tras la anulación del PXOM