Las fincas expropiadas para el AVE son pasto de alimañas y culebras

VIGO

Los afectados, que temen salir por las noches, piden a Fomento que las pague o las devuelva

27 may 2009 . Actualizado a las 12:41 h.

El grupo de vecinos de Teis afectados por las expropiaciones del AVE se reunieron ayer en A Trapa, la zona adquirida por Fomento, con el fin de exponer públicamente las quejas y reivindicaciones que no quiso oír el alcalde, Abel Caballero, en el pleno celebrado el pasado lunes. «Nos mandó callar o que sería peor», se quejan. Entre las quejas figuraba que los terrenos expropiados por el ministerio de Fomento están plagados de alimañas y serpientes que atacan a sus mascotas y aves de corral. El próximo viernes por la tarde se reunirán con representanes municipales en el Concello aunque sospechan que solo saldrán con promesas vagas. También han escrito una carta al ministro de Fomento, José Blanco, para pedirle soluciones.

La queja principal es que sus cinco casas y 30 fincas expropiadas han quedado atrapadas en un vacío legal desde que el Ministerio de Fomento cambió el trazado inicial y lo sustituyó por un túnel que no afectará a sus fincas. El Estado les ingresó hace años un depósito pero retrasa la deuda restante porque espera el informe medioambiental del nuevo trazado. Mientras, las familias siguen sin cobrar el dinero con el planearon pagar la hipoteca de las nuevas casas que compraron tras ceder sus terrenos a Fomento. Y no pueden regresar a sus viviendas antiguas ni a sus fincas porque ahora son propiedad del Gobierno. Piden que el ministerio les dé a elegir entre cobrar la indemnización o recuperar sus solares.

«Chupasangres» en las fincas

Este limbo legal se ve reflejado en los terrenos que entregaron los vecinos, convertidos ahora en una «selva» por falta de cuidados y en la que, según los testimonios, moran una especie de «bichos que chupan la sangre» y atacan a sus mascotas.

Los perjudicados relatan que el nuevo propietario de sus antiguas fincas, Fomento, no limpia los solares cubiertos de malezas y colonizado por alimañas. Los vecinos relataron ayer que unos «bichos», probablemente serpientes, atacan por la noche a los animales domésticos que salen del corral. Hace poco, los amos encontraron a su perra con una «picada» en el cuello y al día siguiente falleció. También murió un gallo. «Temo salir de noche», dice una vecina.