El «millennial» resucita el documental

El interés de los creadores jóvenes y que plataformas como Netflix o HBO apoyen el género ha hecho que estas producciones crezcan en calidad y seguidores


redacción / la voz

Cuando Antena 3 estrenó hace un par de meses Lo que la verdad esconde: Caso Asunta, muchos se sorprendieron del cuidado puesto en cada plano de la historia, que tenía más pinta de thriller taquillero que de documental. No obstante, otros tantos, sobre todo los que disponen de plataformas en streaming, no vieron más que un formato que seguía la estela de la millones de veces descargada Making a murderer o Amanda Knox. Los documentales viven su época dorada gracias a Netflix, HBO o Filmin, servicios que han conseguido acercar a los millennials a una forma diferente de ver televisión y que nada tiene que ver con eso de echarse la siesta viendo La 2 o National Geographic.

El buen hacer de las plataformas en streaming es sello de garantía prácticamente para todos los productos, no en balde, los documentales son la gran apuesta de la mayoría de sus productoras. El boca a oído de las redes sociales, como ha afirmado en más de una ocasión Lisa Nishimura, vicepresidenta de documentales de Netflix, hacen el resto.

Si la trama de The Keepers, donde se analiza el homicidio sin resolver de la moja Cathy Cesnik, llenó cientos de titulares de medios especializados, la coincidencia del estreno de Bright Lights con la muerte en 24 horas de la actriz Carrie Fisher y su madre -el documental versa sobre su relación- extendieron el morbo y la curiosidad por descubrir qué se esconde tras un click en la ventana de espacios documentales, que en la mayoría de plataformas se dividen en categorías como viajes, cocina, crímenes, moda, arquitectura o ciencia.

Galicia, un ejemplo

Cada vez más jóvenes de todo el mundo prefieren invertir su tiempo libre en ver una serie documental que ver una película, un cambio de hábitos que se extiende a los millennials gallegos. Camilo: o último guerrilleiro es un ejemplo. Este documental, gestado dentro del proyecto fin de carrera de cuatro alumnos de poco más de veinte años de Comunicación Audiovisual de la UDC, ha recorrido Galicia entera y causado sensación, y eso que hasta octubre no se estrena oficialmente. Según Juan Pirola, uno de los creadores de este documental que cuenta la vida de Camilo de Dios, el último guerrillero que sigue vivo en Galicia, «é un xénero que se está revalorizando porque os profesionais estaban acostumados a contar unha boa historia, pero con ferramentas técnicas malas, e isto está cambiando en parte gracias ás novas tecnoloxías e plataformas en streaming». No obstante, por otro lado, «con tanta innovación córrese o risco de que as historias perdan veracidade e vontade periodística», apunta este joven, que creció a caballo entre Argentina, Bilbao y Ourense.

Hace no muchos años este género estaba denostado por el público que, mayoritariamente, consumía horas de televisión. Ahora, si se extrapolan los datos de Netflix, se percibe que los hábitos han cambiado notablemente. Según esta plataforma, que sobre todo la utilizan jóvenes de entre 20 y 30 años solteros, el 86 % de sus usuarios -que aglutina más de 100 millones de suscriptores- han visto alguna vez un documental desde que se abonaron. Sobre todo, mantienen que desde este servicio, triunfan los relacionados con crímenes reales, naturaleza y temas culturales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El «millennial» resucita el documental