«Las nuevas guerras se libran en la Red»

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

RED

MARIO CRUZ | Efe

Una empresa gallega desarrolla un sistema que permite anticipar los ciberataques

23 nov 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

«Las guerras del siglo XXI se libran en Internet y tienen como objetivo influir en el país y tomar el control, pero cuando se detectan es demasiado tarde porque han logrado lo que se pretendían». La reflexión parte de Guillermo López, consejero delegado de la compañía informática gallega Torusware. Y no le falta razón. Ya no se emprenden para conquistar territorios y asumir el poder en ellos, sino para desestabilizar la economía, la política, las infraestructuras o las comunicaciones de un país. Las armas no son las bombas, sino los ciberataques en la Red, como lo prueba la supuesta actuación de hackers rusos para favorecer a Donald Trump en las elecciones estadounidenses o para que el independentismo catalán ganara apoyos internacionales a la vez que se dañaba la imagen de España. Su estrategia se basa en la intoxicación a través de la emisión masiva de informaciones falsas que solo se detectan cuando ya han cumplido su objetivo. Pero sí se pueden anticipar estos ataques, detectarlos e incluso trazar su origen casi de forma instantánea. Desenmascarar estas informaciones falsas en tiempo real es lo que permite un sistema desarrollado por la empresa gallega a partir del desarrollo de algoritmos de análisis automático y masivo de datos.

La aplicación se presenta hoy en las jornadas sobre Seguridad y Defensa: Tendencias y Demandas en Tecnologías Matemáticas y Tic, organizadas por el Centro de Investigación en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (CITIC) de la Universidade da Coruña y por el Instituto de Matemática Industrial (ITMATI), un consorcio público participado por las tres universidades gallegas.

Personas y robots

«Los sistemas tradicionales no son capaces de identificar nuevos riesgos, porque están basados en un software y en unas reglas, y nosotros lo que hacemos es recoger los datos y analizarlos en tiempo real para descubrir tendencias, no hay reglas prefijadas», apunta López. «Enchufamos el sistema -añade- a la fuente de datos y hacemos modelos predictivos de lo que va a pasar, lo que también nos permite detectar las amenazas y emitir alertas para que no crezca la bola de nieve».