Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta
Patrocinado por

El percebe, la épica y el conflicto

Uxio Labarta
Uxío Labarta CODEX FLORIAE

SOMOS MAR

Cabalar | Efe

13 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Más allá de la épica de los percebeiros están los percebes, su biología, su ecología y su explotación. Si quieren saber de la épica trabajadora vean Percebeiros, el documental de David Beriain, o recorran en los libros de Xurxo Souto las piedras del percebe. Una especie que con diferentes fenotipos y calidades se extiende por la costa atlántica, por más que sus pesquerías sean históricamente las de Galicia y Portugal, donde en el quinquenio 2015-2019 la media de las capturas fue de unas 334 y 101 toneladas anuales de percebes, respectivamente. 

Y para saber de ellos es útil la literatura científica, y entre ella los trabajos pioneros de Molares, y aquellos de Freire, Fernández Pulpeiro, Brea, Parada o Macho en Galicia, y los de Cruz y Jacinto en Portugal, entre otros.

De tales saberes se aprende que el percebe se reproduce al alcanzar unos 2,5 centímetros de longitud. Las larvas, cuando son hábiles para fijarse, lo hacen siempre sobre los pies o pedúnculos de los adultos, para luego desplazarse por ellos a lo largo de dos o tres semanas hasta, ya juveniles, alcanzar la base donde se asientan definitivamente al abrigo de las piñas. No observándose fijación directa de las larvas sobre la roca.