Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta
Patrocinado por

El timo del bacalao

José Vicente Domínguez CAPITÁN DE PESCA Y MARINA MERCANTE

SOMOS MAR

Imagen de archivo de pesca de bacalao
Imagen de archivo de pesca de bacalao norge

25 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Cada año por estas fechas, nos toca lidiar con el reparto de las cuotas de bacalao para nuestra cada vez más mermada flota bacaladera. ¡Qué lejos quedan los versos de la fábula de viajes del madrileño Juan Eugenio Hartzenbusch cuando allá por el siglo XIX ya nos decía que «un pescador vecino de Bilbao, pescó yo no sé dónde un bacalao…»! Y qué lejos estamos de los 150 barcos y 5.000 marineros que, desde España, zarpaban a la pesca de bacalao desde Terranova hasta el mar de Barents. ¡Ya ven cuánto bacalao había y casi todo para repartir entre España y Portugal!

Y ahora, con nuestra mermada flota de apenas cuatro barcos, Noruega, con el reparto de sus ricos caladeros de Svalbard y los compartidos con Rusia en el mar de Barents, nos toman por el pito del sereno. Sin la firme implicación de la UE, la solución para la rentabilidad de nuestros cuatro barcos en dichos caladeros, es menos que probable.

Recuerdo que no hace aún muchos años, tuve la ocasión de participar en la negociación con Bruselas de un contingente de bacalao con arancel reducido (prácticamente al 0 % ) procedente de EE.UU. para mitigar las necesidades de producto de España y Portugal. En total nos habían concedido 3.200 toneladas de bacalao verde salado, lo que equivaldría a una cuota de algo menos de 6.500 toneladas de pescado entero. El bacalao venía salado de Alaska. En aguas del llamado Donuts Hole, en las inmediaciones de las Aleutianas, la riqueza de bacalao (Gadus macrocephalus) es inmensa. Para hacernos una idea, pensemos que la mitad de esas 6.500 toneladas correspondían a by-catch (capturas accesorias) el bacalao que entraba en las enormes nasas (traps) que utilizan para la pesca del king crab.