Patrocinado por

Mueren dos marineros tras volcar en Cedeira un cerquero de Portosín

SOMOS MAR

El Siempre Güeto había estado faenando hasta las tres de la madrugada en la zona de Avilés y regresaba a su puerto base. Los otros ocho tripulantes del barco han sido rescatados

17 jun 2021 . Actualizado a las 21:04 h.

Trágico final de la campaña del bocarte para la flota del cerco de Portosín, uno de cuyos barcos volcó a las dos de la tarde a 2,2 millas al noroeste de San Andrés de Teixido, en la zona comprendida entre punta Candelaria y Cariño, cerca de Cedeira. El cerquero Sempre Güeto, con diez tripulantes a bordo y con base en Portosín, había estado faenando hasta la madrugada en la zona de Avilés y, junto a otras embarcaciones gallegas que faenan en la costera del Cantábrico emprendieron rumbo a Galicia para participar en la campaña de la sardina. Un golpe de mar es una de las hipótesis que se barajan para explicar lo sucedido. La embarcación volcó, quedando con lo que en el ámbito marinero se denomina con la quilla al sol.

Ocho marineros fueron rescatados por el Argote 2, mientras que el Sempre Urbegui logró sacar del agua a otro. Este último fue trasladado en estado crítico al aeropuerto de Alvedro y desde el 112 informaron de su fallecimiento poco antes de las cinco de la tarde. Desgraciadamente, tras más de tres horas de búsqueda, el pesquero Pasa Aquí ha recuperado el cuerpo sin vida del tripulante desaparecido.

En la zona están desplegados el Helimer 401, la Salvamar Betelgeuse, la lancha Langosteira de la Cruz Roja y también se ha movilizado al Sar Gavia. En su regreso a casa, al Sempre Güeto y al resto de embarcaciones que habían decidido abandonar la pesca en el Cantábrico les pilló el mal tiempo. En la zona en la que se produjo el accidente, según datos facilitados por Salvamento Marítimo, hay olas de entre dos y tres metros, el viento del noroeste  sopla con fuerza seis y hay mar de fondo del noroeste de unos tres metros.

Kiko Betanzos y Abdelkabir Aniba, tripulantes del Sempre Güeto

Kiko Betanzos, el hombre que nunca tenía un no por respuesta y Abdelkabir Aniba, el marinero siempre atento, las víctimas del accidente del Sempre Güeto de Portosín

A. Gerpe

El mar volvió a teñirse de negro, lo hizo cerca de Cedeira a las dos de la tarde, cuando el barco del cerco de Portosín Sempre Güeto volcó y quedó con la quilla al sol, como en el ámbito del mar se describe lo sucedido. De los diez tripulantes, dos murieron. Uno de ellos, Kiko Betanzos Gómez, de 47 años, fue rescatado con vida, pero en estado crítico, por el cerquero con base en Corme Sempre Urbegui, y trasladado en el helicóptero Helimer 402. Al parecer falleció antes de que pudiera llegar al hospital. El cuerpo de su compañero Abdelkabir Aniba fue encontrado horas más tarde por el barco de Malpica Pasa Aquí y llevado al puerto de Celeiro. Ambos eran hombres de mar de los que quienes los conocían destacan su carácter afable.

Seguir leyendo