Destruyen 1,3 toneladas de almeja requisadas a una depuradora del área de Vigo

Carecían de trazabilidad, por lo que Gardacostas no pudo devolverlas al mar


redacción / la voz

Se acerca la Navidad, temporada alta para pescados y mariscos, y los furtivos lo saben. Gardacostas también, por eso desde el cuerpo de vigilancia pesquera autonómico han intensificado sus operativos. ¿El resultado? Dos toneladas de productos marinos decomisados, así como 300 útiles de pesca y redes de enmalle que, puestas unas a continuación de otras, darían para tupir ocho kilómetros de cortina de agua.

Que se haya requisado tanto aparejo de este tipo no es casual. Ocurre que el enmalle, en especial, los miños, que se emplean en la captura de centolla, eran objetivo primordial de las últimas inspecciones. La razón la ofreció el subdirector del Servizo de Gardacostas de Galicia, Lino Sexto: «Estamos vendo que hai cantidade de centola, se está comercializando moita e incluso estamos detectando actividades ilícitas na súa captura, e por tanto temos que prestarlle especial interese».

Pero lo que son las cosas, que no ha sido precisamente el crustáceo que buscaban esos ocho kilómetros de red lo que más han requisado. La centolla apenas suma 350 kilos de esas dos toneladas que salvaron de los furtivos los guardacostas. El principal decomiso se produjo en una de las operaciones que se realizaron en tierra. Y se trató de material que, a diferencia de la centolla -que se pudo devolver al mar-, fue preciso destruir: los 1.300 kilos de almeja japónica que los agentes se incautaron en una depuradora de la comarca de Vigo. Se decomisaron porque carecían de documentación que avalase su trazabilidad y, por tanto, al ser de procedencia desconocida, no es posible devolverlas a su lugar de origen. A la depuradora se le requisaron otros cien kilos de producto que Gardacostas no especifica. Sí señala que los agentes levantaron acta de infracción contra el establecimiento.

Útiles variopintos

En el mar, los operativos más fructíferos para los guardacostas fueron los realizados en las rías de A Coruña y Ferrol: 370 kilos de productos marinos, 20 útiles y 6,5 kilómetros de miños. La mayor parte de esas redes (4.500 metros) se retiraron entre Ferrol y Lorbé, caladas como estaban de forma irregular y fuera de horario, y de ellas se liberaron pintos, chocos, centollas y maragotas. Además, dentro de la ría ferrolana, entre el islote de O Castelo y la ensenada de Lousada, aparte de 400 metros de red, los agentes se incautaron de tres nasas, un fusil de pesca submarina, una línea y hasta un par de zuecos -todo sin identificar-, así como 95 kilos de centolla y medio de nécoras.

Sin salir de esa zona, y con la ayuda de buzos del Ría de Vigo, se hicieron con una nasa, 4 salabardos y gran variedad de especies: 80 kilos de centolla, 10 de vieira, 5 de nécora, 2 de zamburiña, 2 de carneiro y uno de babosa.

También hubo controles en las rías de Arousa, Muros-Noia, Pontevedra y la Costa da Morte. De la primera se retiraron kilómetro y medio de miños en la zona de Castiñeiras (Ribeira) y 5 nasas con 145 kilos de centolla, 15 de choco, uno de abadejo y otro de peixe porco o ballesta. De la segunda se decomisaron, sobre todo, cacharros. Hasta 108 unidades de estos útiles totalmente prohibidos se retiraron de la ría que comparten Muros y Noia.

En el área de Pontevedra se retiraron 69 útiles y 46 kilos de producto variado, mientras que en la zona de Camariñas se decomisaron cerca de 18 kilos de productos marinos, junto a cuatro nasas. Finalmente, en el área de Vigo, aparte de la actuación en la depuradora, los agentes se incautaron de 68 nasas y dos kilos de pulpo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Destruyen 1,3 toneladas de almeja requisadas a una depuradora del área de Vigo