Patrocinado por

El sector agroalimentario apuesta por innovar de la mano del mercado

Somos Agro REDACCIÓN

AGRICULTURA

Vegalsa-Eroski reúne en A Coruña a 350 representantes de esa industria

18 may 2022 . Actualizado a las 10:13 h.

«La innovación que no hace cash, es un cachondeo». La consejera delegada del Grupo Lence, Carmen Lence, utilizó esa frase para explicar ayer a los más de 350 representantes de la industria agroalimentaria que acudieron a la novena edición del Encuentro con la Industria Alimentaria, organizado en A Coruña por el grupo Vegalsa-Eroski, que uno de los vértices en los que se apoya el futuro de toda la cadena de valor de esta industria es la innovación, pero que ha de caminar de la mano de las demandas del mercado. Ha de haber, por tanto, un diálogo en toda la cadena de valor. Precisamente ese fue el título de la mesa en la que participó, en el contexto de esa jornada, la consejera delegada del grupo lácteo; junto con el consejero delegado de Calvo, Mané Calvo, y el director de compras de Velgalsa-Eroski, Jorge Eiroa. Porque esa es la clave para saber cómo trabajar, qué ofrecer y cómo responder a lo que piden los consumidores. Sobre todo en un contexto pospandemia que ha de lidiar, además, con las consecuencias de la guerra de Ucrania y una ola inflacionista que toca a productores, industria, distribución y consumidor.

De hecho, como destacó el presidente de la Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc) y director general de Pescanova, Ignacio González, durante su conferencia, «la inflación está ahí y tenemos que trabajar juntos» para ver cómo trasladarla a un consumidor que está perdiendo poder adquisitivo: «Hay que acompañar al consumidor para que no dejemos de estar en su línea de prioridades», sostuvo.

De izquierda a derecha, el presidente ejecutivo de Chocolates Valor, Pedro López; la consejera delegada del Grupo Lence, Carmen Lence; el consejero delegado de Calvo, Mané Calvo, y el presidente de la  Asociación de Empresas de Gran Consumo (Aecoc) y director general de Pescanova, Ignacio González.
CESAR QUIAN

Manteniendo una buena relación entre los distintos eslabones de la cadena, trabajando juntos, es también como se sortean otros de los grandes retos a los que se enfrenta el sector. Un ejemplo, como comentó Mané Calvo, es el de la reducción de la huella de carbono. Para ello, dijo, es fundamental trabajar con el mercado local: «En atún no podemos hacerlo, pero lo hacemos con el mejillón [...] Hay que hacer patria porque eso crea empleo en Galicia». Y de ese compromiso con el entorno y con los proveedores de kilómetro cero habló también Jorge Eiroa, al recordar el compromiso del grupo con Galicia y los productos que salen de su campo y su mar. En el 2021, por ejemplo, Vegalsa-Eroski colaboró con 905 proveedores y pequeños productores locales, de los que 732 son gallegos.