Portugal analiza el caso de una sanitaria de 41 años que falleció de muerte súbita dos días después de vacunarse

Las autoridades portuguesas piden prudencia y señalan que la sanitaria no había comunicado ninguna reacción adversa durante ese período

Campaña de vacunación de sanitarios en Portugal
Campaña de vacunación de sanitarios en Portugal EFE

Las autoridades sanitarias portuguesas investigan el caso de una auxiliar de 41 años que falleció de muerte súbita mientras dormía dos días después de ser vacunada contra el covid-19. La sanitaria trabajaba en el Instituto Portugués de Oncología de Oporto (OPI), según informa el diario Correio da Manhã. La entidad sanitaria en la que trabajaba la fallecida señala que la empleada no había notificado ninguna reacción adversa después de la inmunización ni en las horas siguientes. Desde el OPI se llama a la calma. En todo caso, como señala el citado diario, recuerdan que las causas de la muerte están todavía por determinar y a la espera de los resultados de la autopsia, por eso no hay que dar por sentado que lo ocurrido esté relacionado con la vacunación, ya que puede tratarse de una trágica coincidencia.

Los medios portugueses indican que esta auxiliar, que trabajaba en el departamento de Pediatría, formó parte del grupo de los 538 sanitarios del OPI que recibieron la vacuna de Pfizer-BioNTech, la única que se suministra en la Unión Europea en estos momentos. Se le inoculó el preparado el pasado 30 de diciembre. El 1 de enero fue encontrada sin vida en su dormitorio. La muerte fue notificada ese mismo día al Ministerio de Salud, que puso en marcha los trámites para esclarecer lo sucedido. 

La vacuna de Pfizer cuenta con la aprobación de la  La Agencia Europea del Medicamento (EMA) y también de la FDA, el organismo para la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos. Precisamente, la FDA elaboró un documento sobre las posibles reacciones provocadas por el preparado, desmintiendo bulos y explicando que, como otros fármacos, puede provocar olor, enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección; dolor de cabeza, muscular o en las articulaciones; fiebre, náuseas, malestar o ganglios linfáticos inflamados, y señalando que existe una «remota posibilidad» de que la vacuna de Pfizer pueda causar «una reacción alérgica grave» entre «unos minutos y una hora después» de recibir la dosis. En estos casos muy excepcionales los síntomas serían los siguientes: dificultad para respirar, hinchazón de la cara y la garganta, latido cardíaco rápido, sarpullido en todo el cuerpo o mareos y debilidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Portugal analiza el caso de una sanitaria de 41 años que falleció de muerte súbita dos días después de vacunarse