Dani Rovira, sobre su cáncer: «Los linfomas han desaparecido»

El actor asegura que ha terminado ya con la quimioterapia para combatir el linfoma de Hodgkin que sufre

Dani Rovira, el pasado mes de marzo.
Dani Rovira, el pasado mes de marzo.

Redacción

El actor Dani Rovira evoluciona favorablemente del linfoma de Hodgkin, un subtipo de cáncer que afecta a un tipo de glóbulos blancos cruciales para el sistema inmunitario, que le fue diagnosticado en marzo. «Los linfomas han desaparecido», ha contado a través de las redes sociales.

El protagonista de Ocho apellidos vascos comentó en marzo que empezaba un tratamiento de quimioterapia, un momento que afrontaba «sin miedo», aunque auguraba una «larga lucha contra el bicho», pero que tiene «buen pronóstico».

Tras ocho sesiones de tratamiento, el actor ha contado en su cuenta de Instagram: «¡Se acabó la QUIMIO! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda»

Entre las secuelas: «pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo», ha comentado divertido en alusión a la fotografía de una máscara de dicho animal con la que tapa su cabeza.

Rovira ha desvelado que esta misma semana comienza 18 sesiones de radioterapia, una cada día. «Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución. A mediados de agosto este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo 'la normalidad' si es que hay algo normal ya en este mundo», ha comentado, «me queda la última pantalla del videojuego».

View this post on Instagram

¡Se acabó la QUIMIO! 8 sesiones y 4 meses entre pecho y espalda. Secuelas: pérdida de pelo, las venas de los brazos duras como bridas y cabeza de hipopótamo (de ésta última no me comentaron nada). Si a alguien más le ha pasado esto, que me escriba, con cuatro que seamos, organizamos un Tragabolas. Esta semana empiezo a afrontar 18 sesiones de RADIO, una cada día. Aunque los linfomas han desaparecido, los médicos lo han decidido así por cauterizar y precaución. A mediados de Agosto, este mal sueño habrá acabado y podré retomar de nuevo “la normalidad” si es que hay algo normal ya en este mundo. Me queda la última pantalla del videojuego... Ojalá cuando acabe se me ponga cabeza de koala. Me gustan mucho los koalas. “La vida me sonríe, pero siempre espero que me suelte carcajadas”. Sois tant@s los que me estáis curando...🧡❤️ Ánimo a l@s que estáis en la lucha. Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. El resto es quererse y dejarse querer. #dodotis #vuelvoaserescorpio #porqueradioynopodcast?

A post shared by @ danirovira on

El actor agradece a todos aquellos que tiene cerca su apoyo. «Sois tant@s los que me estáis curando», y anima a los que están «en la lucha», al mismo tiempo que valora la dedicación y profesionalidad de los médicos y sanitarios. «Tenemos unos médicos y un personal sanitario espectacular en este país. El resto es quererse y dejarse querer».

Y concluye con un mensaje positivo: «La vida me sonríe, pero siempre espero que me suelte carcajadas». 

Así anunció que sufría cáncer Dani Rovira

«Tengo cáncer. Ya tiene nombre y apellidos: linfoma de Hodgkin», explicaba el pasado mes de marzo a través de su cuenta de Instagram. «Si decido hacer esto público es porque, para lo bueno y para lo malo, soy un personaje público. Y antes de que comience el circo de especulaciones y sensacionalismo en cierta prensa y en redes sociales, prefiero ser yo la fuente principal de información», asegura el intérprete, que explica que llevaba «meses arrastrando cierto cansancio y malestar». «Hoy es mi primer día de quimio y por delante una larga lucha contra el “bicho”. No tengo miedo. Estoy tranquilo. Llevaré estos meses una mochila, quizá, un poco más pesada en tiempos de incertidumbre, miedos y pandemia. Pero no me faltan fuerzas ni ganas para salir airoso de esta. Tiene buen pronóstico y los doctores me transmiten muy buenas sensaciones», añade junto a una fotografía de su brazo durante el tratamiento. «Eso sí, pasaré a formar parte de esa población de alto riesgo cuando las defensas y el sistema inmunitario empiecen a fallarme en unos días, así que tendré que cuidarme, cuidar y dejarme cuidar un poco más», añadía. 

View this post on Instagram

Hace una semana que me lo han diagnosticado, aunque llevaba ya meses arrastrando cierto cansancio y malestar. Si decido hacer esto público es porque, para lo bueno y para lo malo, soy un personaje público. Y antes de que comience el circo de especulaciones y sensacionalismo en cierta prensa y en redes sociales, prefiero ser yo la fuente principal de información. Tengo cáncer. Ya tiene nombre y apellidos: LINFOMA DE HODGKIN. Hoy es mi primer día de quimio y por delante una larga lucha contra el “bicho”. No tengo miedo. Estoy tranquilo. Llevaré estos meses una mochila, quizá, un poco más pesada en tiempos de incertidumbre, miedos y pandemia. Pero no me faltan fuerzas ni ganas para salir airoso de esta. Tiene buen pronóstico y los doctores me transmiten muy buenas sensaciones. Eso sí, pasaré a formar parte de esa población de alto riesgo cuando las defensas y el sistema inmunitario empiecen a fallarme en unos días, así que tendré que cuidarme, cuidar y dejarme cuidar un poco más. Estaremos peleando y protegiéndonos en casa, con mis tres perretes y con mi compañera de vida, Clara. Cuento con el cariño “telemático” de mi familia y mis amigos. Estoy en manos de unos médicos maravillosos. Confío ciegamente en ellos. Sólo os pido que sigáis como hasta ahora. Cuidándoos los unos de los otros. Sumando solidaridad, humor, humanidad... Por mi parte, seguiremos arrimando el hombro desde casa. El humor y el amor es nuestra mejor receta. Todo esto pasará. Ánimo a todos y todas en estos momentos complicados. Pero para eso están los retos, para superarlos y que lo aprendido nos haga ser mejores personas. Como dijo en su día mi héroe favorito: #SiempreFuerte 💪🏻🧡 Os quiero.

A post shared by @ danirovira on

«Estaremos peleando y protegiéndonos en casa, con mis tres perretes y con mi compañera de vida, Clara», prosigue, confirmando así los rumores de que tras romper su relación, los dos intérpretes habían vuelto. «Cuento con el cariño “telemático” de mi familia y mis amigos. Estoy en manos de unos médicos maravillosos. Confío ciegamente en ellos», asegura. 

«Solo os pido que sigáis como hasta ahora. Cuidándoos los unos de los otros. Sumando solidaridad, humor, humanidad... Por mi parte, seguiremos arrimando el hombro desde casa. El humor y el amor es nuestra mejor receta. Todo esto pasará. Ánimo a todos y todas en estos momentos complicados. Pero para eso están los retos, para superarlos y que lo aprendido nos haga ser mejores personas. Como dijo en su día mi héroe favorito: #SiempreFuerte Os quiero», se despide, recordando al joven Pablo Ráez, que con la búsqueda de un donante para la leucemia creó todo un movimiento que hizo aumentar las donaciones en toda España

Durante estos meses ha colgado imágenes mostrando las secuelas que el tratamiento le estaba provocando, pero enviando siempre un mensaje de positividad y optimismo. 

Durante estos meses Dani Rovira ha estado muy pendiente de la actualidad y ha reaccionado a las trágicas muertes de otros famosos, víctimas también del cáncer.  «No conocía de nada a Alex Lequio, aún así, me mandó un par de mensajes privados por Instagram, llenos de cariño y buena energía. Dándome ánimos. Hoy leo que nos ha dejado. Y siento una extraña y enorme pena. Todo mi cariño a su familia y amigos. Tuviste que ser un gran tipo...», escribía tras la muerte de Álex Lequio el pasado mes de mayo

Especialmente emotivo fue también el adiós a Pau Donés. «Naciste en la cara buena del mundo. Gracias por todo lo que nos diste. Qué mañana tan horrorosamente triste. Serás un motivo más para los que siguen batallando. Descansa en paz, Pau», escribió Dani Rovira al lado de una imagen en blanco y negro de Pau Donés

Y apenas unos días después moría Rosa María Sardá, con la que coincidió en la película Ocho apellidos catalanes. «Maestra. Mujer crítica, libre, divertida e infalible. Así te voy a recordar siempre», escribía en su cuenta de Instagram. 

Rovira, de 39 años, se dio a conocer como monologuista en canales como Paramount Comedy. A partir de ahí comenzó con incursiones en programas nacionales como Estas no son las noticias, Con hache de Eva y El club de la comedia. En el año 2013 comenzó a rodar Ocho apellidos vascos, donde precisamente coincidió con Clara Lago y allí comenzaron a salir. Después vendrían Ocho apellidos catalanes, 100 metros (primera película dramática), SuperLópez y Thi Thai: rumbo a Vietnam, entre otras. 

Paralelamente es conocido por su implicaciones en diferentes causas solidarias y sociales, y en el 2017 creó junto a Clara Lago la Fundación Ochotumbao, «una iniciativa sin ánimo de lucro que tiene como objetivo apoyar a aquellos proyectos dirigidos a mejorar la vida de las personas más desfavorecidas, la conservación del medio ambiente y la defensa de los animales».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Dani Rovira, sobre su cáncer: «Los linfomas han desaparecido»