Ana Obregón se encuentra completamente destrozada tras la muerte de su hijo Alex Lequio con tan solo 27 años. Tras más de dos años luchando contra el cáncer, finalmente el joven fallecía ayer miércoles en el hospital Quirón de Barcelona, a donde se había trasladado el pasado mes de marzo antes de que se decretase el estado de alarma para recibir un nuevo tratamiento. En febrero el joven recibía el alta tras pasar varios días ingresado. En ese momento Ana Obregón aclaraba que «solo ha sido una gastroenteritis, que además se la he contagiado yo. Está todo bien». «Todo está genial. Seguimos con su tratamiento, pero todo está controlado», añadía, aclarando además que sus idas y venidas del hospital coincidían con el ingreso de su madre, también hospitalizada por la misma razón.

Finalmente, el traslado a Barcelona no pudo evitar el fatal desenlace. Este jueves Ana Obregón ha hecho sus primeras declaraciones tras la muerte de su único hijo en Instagram, colgado una foto de los dos juntos y un escueto mensaje: «Se apagó mi vida». 

View this post on Instagram

Se apagó mi vida.

A post shared by Ana_Obregon Oficial (@ana_obregon_oficial) on

Hace casi dos meses la actriz colgaba una foto suya de cuando era pequeña con motivo de su cumpleaños. «Este fue el primer cumpleaños más feliz de mi vida porque mis padres me regalaron la muñeca Dulcita. No os puedo mentir y decir que este ha sido el cumpleaños más feliz de mi vida pero sé firmemente que el año que viene lo será porque los caminos más difíciles siempre llevan a lugares bonitos. Gracias de corazón por todas vuestras felicitaciones de cumple. Me dan la vida», escribía. 

Según la revista ¡Hola! Ana Obregón y Alessandro Lequio estuvieron acompañados en Barcelona en los últimos días por Carolina Monje, la novia de Álex, y por las dos hermanas de la actriz Celia y Amalia. 

Por su parte Alessandro Lequio, que desde hace un tiempo ya no acudía a su trabajo en El programa de Ana Rosa (como ya hizo en el 2018 cuando se trasladó con Ana Obregón y Álex a Nueva York donde recibió el primer tratamiento) colgaba en las últimas horas un tuit muy emotivo en inglés: «Ok, Alex tiene esto ... Te sacaré del bosque, pero mientras tanto recuerda que eres y siempre serás mi luz y mi centro. Hasta el último bullit. Es el mayor honor ser tu padre. Dios te bendiga Àlex».

Y compartía una publicación de uno de los centros educativos en los que estudió el joven. 

Un día antes de la muerte de su hijo un texto en Twitter en el que hablaba del fallecimiento de Steve Jobs. «En 2011 Steve Jobs murió a la edad de 56 años de cáncer de páncreas, dejando una fortuna de 7 mil millones de dólares y estas fueron algunas de sus últimas palabras: En este momento, acostado en la cama, enfermo y recordando toda mi vida, me doy cuenta que todo el reconocimiento y la riqueza que tengo no tiene sentido frente a la muerte inminente. Tengo el dinero para contratar al mejor en la tarea que sea, pero no es posible contratar a alguien para que cargue mi enfermedad. El dinero puede conseguir todo tipo de cosas materiales, pero hay una cosa que no puede comprar: LA VIDA», escribía. 

«En cualquier etapa de la vida en la que te encuentres ahora, agradece y disfruta al máximo de las pequeñas cosas y atesora el amor de tu pareja, tu familia y tus amigos, para que cuando llegue el día en que baje el telón, puedas llevar contigo la verdadera riqueza de este mundo», finalizaba el texto que colgó en la red social cuando la vida de su hijo se estaba apagando. 

Especialmente emotiva y dura ha sido también la despedida de su hermano Clemente, el hijo que el conde Lequio tuvo con Antonia Dell'Atte, que protagonizó durante años un duro enfrentamiento contra los padres de Álex. Los dos hijos de Alessandro Lequio (tiene una hija de unos tres años con María Palacios llamada Ginevra) consiguieron limar asperezas cuando ya eran casi adultos y la situación se normalizó. Algún día nos volveremos a ver y podremos disfrutar de todo el tiempo perdido y mal gastado», escribía Clemente junto a varias fotografías con su hermano. 

Su madre Antonia Dell'Atte también se mostró muy afectada en su cuenta de Instagram, donde colgó un vídeo con una oración a la virgen de Fátima (cuyo día coincidía ayer en el santoral) con unas emotivas palabras. «Madre de todas las Madres acoges en tus brazos Alex hermano de mi hijo Clemente! Y no nos abandones, sobretodo a su madre Ana y su padre Alessandro... Como plomo es el cielo ahora, cuanto dolor y cuantas penas y sufrimientos. Dios no te abandonará nunca y te protegerá allí donde estarás. Descansa en Paz, bellísimo Alex», escribía. 

También son especialmente emotivas las palabras de adiós de la protagonista de su la última publicación en Instagram de Álex Lequio, su prima Celia G. Vega-Penichet. Se trata de una fotografía de los dos juntos cuando eran pequeños, junto al texto: «On and on, through eternity, we will shine together #fight #fight #fight». 

Tras conocerse la muerte de su primo, la joven también ha querido rendirle un emotivo homenaje en Instagram. «Nunca había sentido tanto dolor. Nunca jamás habrá nadie como tú. Nunca he visto a alguien luchar tanto por vivir. Mi hermanito pequeño, mi alma gemela, mi cómplice y mi socio. Es raro, te acabas de ir pero siento tu energía conmigo como si estuvieras sentado a mi lado como todos esos viernes en tu casa. Te has ido demasiado pronto, teníamos muchos sueños y planes por hacer. Eternos 27 y eterno tú, porque tu huella ha quedado marcada para siempre en todas las personas que te conocían. Mi compañero de superación, de batallas, de aventuras, de conversaciones sobre filosofía, historia, economía, amor, dios, vida... Cómo me gustaba discutir contigo, argumentar y que nos sacáramos de nuestras casillas y de nuestras zonas de confort. De reírnos hasta llorar y de llorar juntos hasta quedarnos dormidos. Nuestras jams sessions, improvisando, yo con la guitarra cantando y tu rapeando como si fuéramos rockstars», escribía.

«Siempre bailamos a nuestro ritmo, fuera del sistema y lo seguiremos haciendo, porque tu energía me da fuerza y estés donde estés, se que me acompañarás para hacer todo lo que habíamos planeado. Quería agradecerte todos los recuerdos que tengo, no hay uno solo de ellos en el que piense y no pare de sonreír (a veces hasta me empiezo a reír sola y la gente me mira raro). Eres el más grande y ahora también eres eterno. On and on, through eternity we will shine. Bros until the world blows, sonriendo, like we always do. I love you forever», terminaba el texto con una foto con los dos haciéndose un selfi.

View this post on Instagram

Nunca había sentido tanto dolor. Nunca jamás habrá nadie como tú. Nunca he visto a alguien luchar tanto por vivir. Mi hermanito pequeño, mi alma gemela, mi cómplice y mi socio. Es raro, te acabas de ir pero siento tu energía conmigo como si estuvieras sentado a mi lado como todos esos viernes en tu casa. Te has ido demasiado pronto, teníamos muchos sueños y planes por hacer. Eternos 27 y eterno tú, porque tu huella ha quedado marcada para siempre en todas las personas que te conocían. Mi compañero de superación, de batallas, de aventuras, de conversaciones sobre filosofía, historia, economía, amor, dios, vida... Cómo me gustaba discutir contigo, argumentar y que nos sacáramos de nuestras casillas y de nuestras zonas de confort. De reírnos hasta llorar y de llorar juntos hasta quedarnos dormidos. Nuestras jams sessions, improvisando, yo con la guitarra cantando y tu rapeando como si fuéramos rockstars. Siempre bailamos a nuestro ritmo, fuera del sistema y lo seguiremos haciendo, porque tu energía me da fuerza y estés donde estés, se que me acompañarás para hacer todo lo que habíamos planeado. Quería agradecerte todos los recuerdos que tengo, no hay uno solo de ellos en el que piense y no pare de sonreír (a veces hasta me empiezo a reír sola y la gente me mira raro). Eres el más grande y ahora también eres eterno. On and on, through eternity we will shine. Bros until the world blows, sonriendo, like we always do. I love you forever.

A post shared by Celia Vega-Penichet (@thegocvp) on

La confesión de Dani Rovira

Entre todos los mensajes que lamentaban en las últimas horas la muerte de Álex Lequio llama la atención el del actor Dani Rovira, diagnosticado de cáncer también hace apenas un mes. «No conocía de nada a Alex Lequio, aún así, me mandó un par de mensajes privados por Instagram, llenos de cariño y buena energía. Dándome ánimos. Hoy leo que nos ha dejado. Y siento una extraña y enorme pena. Todo mi cariño a su familia y amigos. Tuviste que ser un gran tipo...», escribía. 

El emotivo pésame de Ana Rosa Quintana y Joaquín Prat

La presentadora del programa donde trabaja Alessandro Lequio ha querido mandar su pésame nada más comenzar el programa, vestida de negro. «Hoy es un día triste fuera y dentro. Hoy me van a permitir que hable de una persona muy especial», comenzaba muy emocionada y vestida de negro. «En el año 2017 los padres con hijos fallecidos de cáncer comenzaron una campaña en la que señalaban que existe la palabra huérfano para quien pierde a sus padres, la palabra viudo para quien pierde a su pareja, pero no existe, en ningún idioma del mundo, una palabra que defina a los padres que pierden un hijo. Pidieron a la RAE que buscara esa palabra y no la han encontrado. Porque perder a un hijo es un hecho inconcebible para el ser humano, pero en estos tiempos tan difíciles, desde el coronavirus, precisamente solo nos queda eso, las palabras y más para las personas creyentes, como son sus padres, por eso queremos despedirnos de los nuestros como se merecen, porque Álex, tú eres uno de los nuestros», explicó. 

«Paco Umbral escribió al perder a su hijo un libro maravilloso que se llama Mortal y rosa y en el decía: estoy oyendo crecer a mi hijo, y nosotros, Álex, te hemos visto crecer», prosiguió, teniendo que parar al no poder continuar de la emoción. «Era mucho más que aquel niño que mordía los micrófonos. Luego se convirtió en un jovencito que unió a sus padres, un hombre solidario, que organizaba actos incluso cuando estaba malito, una persona que nunca dejaba de sonreír, un optimista cargado de coraje, que no dejaba de animar a sus padres incluso en los peores momentos, un gran ser humano, que quiso a sus hermanos, Clemente y Ginevra, a sus amigos, a sus padres... Unos padres que han permanecido junto a ti hasta el último momento. De tus padres decías en el año 2018: 'la cercanía que tenemos los tres es tan fuerte que no hay acontecimiento sobre la faz de la tierra, ni siquiera una guerra nuclear, que pueda unirnos más'. Y qué razón tenías, Álex. Nunca hubieras podido imaginar lo que vendría después... No fue una guerra nuclear, fue una pandemia mundial, pero ni siquiera esta plaga consiguió separaros», añadió, para terminar dirigiéndose a Ana Obregón y Alessandro Lequio.

«Ana, tú siempre estuviste a su lado, dedicaste a él toda tu vida. Alessandro, compañero, os quisisteis tanto... ¿Cuándo vamos a poder abrazarnos? No lo sé, pero os daré el abrazo que ahora os mando desde aquí. El mio y el de todos los compañeros. Quedémonos con el recuerdo, porque como decía Umbral de su hijo: 'está vivo en mí lo que está vivo de ti, el recuerdo. Descanse en paz». 

También Joaquín Prat quiso enviar un cariñoso mensaje a Ana Obregón y Alessandro Lequio en directo: «Se fue rodeado de la gente que quería y que le quería, empezando por su padre y por su madre. Fueron años de lucha y lo que nos contaba su padre aquí sentado, espero Alessandro que cuando te sientas con fuerzas vuelvas a sentarte en tu sofá, es que lo que no consiguió la enfermedad fue quebrar sus ganas de vivir, su espíritu y su alma, que es lo que queda entre nosotros. Nadie muere del todo mientras vive en el recuerdo de quienes le quieren y en el caso de Álex somos muchos». 

«No podemos ponernos en el lugar de unos padres que han perdido a un hijo, un hijo de 27 años con ganas de comerse el mundo, alegre, que ha luchado hasta el final y que animaba a sus padres. Lo único que vamos a hacer es darles el amor para que puedan seguir adelante», decía emocionado.

 Miles de pésames en las redes sociales

Numerosas personas anónimas mostraron en las últimas horas su pésame en las redes sociales ante la muerte de Álex Lequio, que nunca perdió ni el humor ni la sonrisa ni el optimismo tras serle diagnosticada la enfermedad. Al igual que también muchos famosos. 

«Amigo! Que día tan triste! Que noticia tan amarga! Apenas hace unos meses nos reíamos este día que coincidimos en MADRID. Descansa amigo eres y serás un genio!», publicaba Kiko Rivera.

«Desde que tengo hijos tengo miedo a perderlos. Querida @ana_obregon_oficial Siento tu pérdida como si fuera mía, cuánto dolor», escribía Samantha Villar. 

«Le debemos a la vida la gratitud de cada momento vivido. Eternamente. Todo mi cariño a la familia y amigos de Aless Lequio», publicaba Alejandro Sanz. 

También la actriz Silvia Marsó, que trabajó durante año con Ana Obregón en la serie Ana y los siete quiso tener unas palabras de cariño para ella. «Ana, amor, sé que no hay palabras que puedan consolarte en estos momentos. Lo siento en el alma. Álex te tuvo a su lado cada minuto, cada segundo, le diste el inmenso amor que solo una madre puede entregar. Y su lucha, fue la tuya», escribía. 

Muere Álex Lequio de cáncer a los 27 años

Martín Bastos
Europa PRess

El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio llevaba más de dos años en tratamiento

Álex Lequio, el hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio ha muerto este miércoles a los 27 años víctima de un cáncer, según avanza la revista ¡Hola!. El joven, que nunca perdió el optimismo en los dos años que llevaba luchando contra la enfermedad, fue diagnosticado en marzo del 2018 de la que comenzó recibiendo tratamiento en Nueva York aunque nunca se dieron detalles del tipo de tumor que tenía. Ayer en Sálvame aseguraban que se trataba de un sarcoma de Ewing, aunque ni el propio Álex ni su familia lo confirmaron.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
20 votos
Comentarios

Ana Obregón, destrozada tras la muerte de su hijo Álex Lequio: «Se apagó mi vida»