Encarando la fase 2 con mucho tiento

SOCIEDAD

MARCOS MÍGUEZ

Necesidad y voluntad chocan de nuevo con el protocolo y el nulo margen tras la publicación del BOE

25 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando la lógica apuntaría a que cada cambio de fase en esta situación inédita conllevase una mayor confianza sanitaria y, por tanto, un incremento de la seguridad en el desarrollo de las actividades económicas, lo cierto es que el marcado carácter circunstancial de la toma de decisiones por parte del Gobierno, genera mayor incertidumbre incluso que en los días del confinamiento más estricto.

Galicia entrará en la fase 2 cumpliendo los plazos de las previsiones más optimistas allá por finales de abril, cuando se presentó el plan de desescalada. A pesar de ello, a muchos de los responsables de las actividades que se habilitarán (aunque con restricciones) desde el lunes les ha cogido a contrapié. Ni el avance de las medidas que se recogen cuando les corresponde a los territorios que comenzaron el proceso en un escalón más avanzado sirve de orientación, dada la mutabilidad de la norma que se va publicando periódicamente en el BOE.

Las limitaciones de movilidad también cercenan el intento de regreso de sectores como la hostelería, el turismo y los alojamientos. Alguno de ellos, como los servicios para multitud de comensales vinculados a celebraciones familiares o congresos, han decidido esperar incluso hasta finales del mes de julio. Negocios de un volumen menor delegaron en la capacidad del sector para obtener un mayor porcentaje de ocupación del aforo hasta el 70 %. Finalmente, la Xunta podría ampliar al 50 % desde el lunes 25.

Nuevos hábitos

En otros ámbitos, como el ocio a cubierto o al aire libre los radicales cambios de hábitos provocados por la pandemia afectarán a su planificación. El clima o la inactividad lectiva de los niños quizás mueva a un adelanto de fechas de apertura de centros de ocio. Asimismo, actividades docentes complementarias que antes se canalizaban por medio de campamentos (cuya celebración todavía está en el aire), unidas a las condiciones laborales de los progenitores, podrían ofrecer nuevas líneas de actividad. Sin embargo, los cines esperan a el cambio de fase de Madrid y Cataluña para que haya estrenos cinematográficos en el país, así que por el momento no prevén abrir.

ANA GARCIA

Nuria Acuña, gerente de Aldeola: «Inauguramos el día 30 y en julio ya habrá eventos»

El complejo Aldeola, en Malpica fue construido para acoger grandes eventos y fue a cambiar de gerencia apenas unas semanas antes del estado de alarma, lo que ha complicado mucho las cosas a los nuevos responsables, que, sin embargo no se arredraron e inaugurarán el día 29, en plena fase 2. Nuria Acuña es la cara visible de la empresa que el día 11 de mayo abrió el hotel y el último fin de semana de este mes pondrá el marcha el restaurante. Para los eventos habrá que esperar, al menos, hasta julio. Los que estaban para junio fueron suspendidos o aplazados.

Nuria Acuña destaca que Aldeola es un espacio amplio, «que permite repartir de la gente» y tiene claro que incluso en estas circunstancias hay que abrirse al público, «darle vida». Reconoce que está siendo un camino complicado, «con la plantilla en un ERTE» y muchas dificultades, pero si algo caracteriza a esta pontevedresa criada en Suiza es la animosidad. Habla de un gran reto y es eso, precisamente, lo que tiene entre manos. El restaurante La Pérgola tendrá abiertos sus tres espacios diferenciados: el rincón del vino, el espacio para las tapas y el servicio clásico a la carta. Al menos para comidas de los grupos que permite el estado de alarma no habrá problema y la apuesta es la calidad del producto.

Medidas

Las medidas de protección ante el covid-19 se han colado en los planes de la empresa que se quedó con el complejo hostelero, sin actividad desde principios de este año.

Comuniones, bodas y cenas multitudinarias son lo habitual en el Aldeola, pero pasará bastante tiempo antes de que se puedan repetir las imágenes de los salones llenos. A pesar de eso, el proyecto sigue su curso con las modificaciones obligadas.