El robo de mascarillas en Santiago se produjo antes del estado de alarma

x. melchor / j. benito SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

El detenido declara a la jueza que vendió los dos millones de unidades por 60.000 euros

08 abr 2020 . Actualizado a las 16:26 h.

El detenido por el robo de dos millones de mascarillas que estaban almacenadas en una nave en el polígono industrial del Tambre, de Santiago, es Javier Conde Fiestras, un empresario natural de Silleda y afincado desde hace muchos años en Compostela, donde ha tenido al menos un negocio de hostelería y un bar situado junto al Parlamento, y también tuvo relación con unos cines. En su localidad natal se dedicó a los seguros.

Conde Fiestras nada tiene que ver con la empresa a la que pertenecía el material, Oxidoc, que quebró en el 2013, por lo que las mascarillas, así como guantes, botiquines, botas y mucha otra mercancía, llevaban allí abandonadas desde entonces.

El empresario tuvo conocimiento de la existencia de las mascarillas y presuntamente se propuso apoderarse de ellas, para lo que al parecer rompió el candado de la puerta de la nave. Una vez que logró tener un comprador en Portugal, a mediados de febrero acudió a las instalaciones y robó el material. Solo dejó mil de las mascarillas almacenadas. Los hechos, por tanto, ocurrieron antes de que el Gobierno declarase el estado de alarma, por lo que no se enfrenta a ningún agravante por este motivo.