Cruz Roja pide colaboración para atender a los más vulnerables

La entidad presta ayuda a más de cuatro mil personas de toda la provincia


ourense / la voz

Son los que hacen más llevadera la vida de los ourensanos vulnerables. Los 80 trabajadores y casi 300 voluntarios de Cruz Roja Ourense multiplican estos días sus esfuerzos para mantener todos los programas que llevan a cabo durante el año. Hace quince días, una semana antes del confinamiento por el coronavirus, pusieron en marcha un comité especial que se reúne todos los días para analizar la situación y poner en marcha un protocolo, según las necesidades que se presenten. Más de 4.000 ourensanos dependen de ellos y, aunque la situación los ha obligado a trabajar más telefónicamente que de forma presencial -para prevenir el contagio- , todos los usuarios están siendo atendidos. No es fácil. «Calquera que teña algún problema pode chamarnos. Se podemos axudar, ben. E se non, buscaremos quen poida. Sexa usuario noso ou non sexa», afirma el presidente de la entidad en Ourense, Felipe Ferreiro, que insiste en que todo el mundo sepa cuál es el teléfono de la entidad: 988 222 484.

También se necesitan más voluntarios, aunque sea solo mientras dure la alarma sanitaria, y la colaboración de empresas. «Sería bo non só ter máis voluntarios que podan facer estas tarefas de voluntariado senón colaboracións de alimentos, comidas ou económicas, de empresas ou persoas». Y, a modo de ejemplo, relata que un establecimiento de O Carballiño puso a disposición diaria de Cruz Roja cinco pizzas familiares más otros productos, para servir a domicilio a las personas vulnerables de la villa que ellos les dijesen. «Son detalles que se poden estender a outras empresas e persoas. Todo é necesario e bo. Pido que quen queira colaborar se poña en contacto con nós. Ó final os que máis necesitan son os máis indefensos», señala Ferreiro.

De momento, Cruz Roja en Ourense cuenta con gafas, batas, mascarillas y guantes para poder seguir realizando su labor, aunque esperan que llegue nuevo material. Sin embargo, les está resultando difícil conseguir termómetros de infrarrojos para poder tomar la temperatura a distancia. «Supoño que as dificultades son para todos», dice resignado el presidente. Además de atender a las personas mayores, cubriendo sus necesidades básicas y en algunos casos haciéndoles la compra de alimentos y de medicinas, Cruz Roja se ocupa de muchas sin medios.

«Consideramos que é básico axudar ós que non poidan moverse. Pero hai outros que non teñen medios. Por iso habilitamos unha partida para poder proporcionarlles, en caso de verdadeira necesidade, uns vales semanais que levariamos nós ó seu domicilio. Dependendo da situación de cada persoa, casa ou familia sería unha cantidade ou outra», señala Felipe Ferreiro. Cruz Roja cuenta con un centro de día para niños en Verín, que tuvo que cerrarse de forma temporal durante la alarma. En este caso, también entregan vales, de 50 euros a la semana, a sus familias para la comida y la merienda. «Estamos a dispor de calquera persoa ou colectivo que nos necesite», subraya Ferreiro.

En cuanto a la atención de los mayores, explica: «Solo sería presencial en casos necesarios, como levalos ó médico. Tódolos días facemos as chamadas para ver como están e o que necesitan». También continúa el proyecto de éxito escolar para niños. No es presencial, pero se siguen en contacto con ellos para ayudarles a mantener la disciplina diaria.

La oenegé entrega este martes alimentos de la Unión Europea a más de 300 familias

Cruz Roja Ourense recibirá este martes alimentos no perecederos financiado por la Unión Europea. Es la tercera fase de un programa que comenzó el año pasado y que en la provincia beneficia a más de 300 familias. En la capital llegará a 109 y en la provincia a 225, que los recibirán de los servicios sociales de los Concellos. Es una de las tareas encomendadas a Cruz Roja. Además, la entidad colabora con el Concello de Ourense para dirigir a los sintecho que estos días están por la ciudad hacia el albergue que se ha habilitado. Y la entidad ya ha puesto a disposición del CHUO su flota de vehículos, entre ellos ambulancias, en caso de necesidad, para trasladar a alguna persona o hacer pruebas en la capital o en la provincia. «Todo o noso está a dispor das autoridades», señala Felipe Ferreiro.

Aunque las actividades grupales y algunos proyectos presenciales que se desarrollaban en la sede de la entidad desaparecieron durante la alarma sanitaria, los voluntarios siguen manteniendo contacto telefónico con los participantes, diario en el caso de personas más vulnerables. Esto permite, afirman desde la entidad, poder ir programando los protocolos a seguir y organizando las tareas de los trabajadores y de los voluntarios durante cada jornada. Todos trabajan por turnos, unos desde la sede y otros desde sus casas.

El presidente de Cruz Roja en Ourense, Felipe Ferreiro, insiste en que cualquier ourensano que simplemente tenga ansiedad o esté preocupado, sea o no usuario de la entidad, puede llamar para buscar alivio o alguna respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cruz Roja pide colaboración para atender a los más vulnerables