Primer caso en el mundo de una donante viva de riñón con VIH a un paciente que también es seropositivo

Este tipo de trasplanes se pueden realizar en Estados Unidos desde el 2013, pero todos los donantes hasta ahora habían fallecido


redacción | la voz

La ficción se acabó convirtiendo en realidad. Nina Martínez había visto en la serie «Anatomía de Grey» el caso de una persona con VIH que había donado su riñón para salvar a otra. Ella sabía que esta posibilidad existía en Estados Unidos desde la aprobación de la ley Hope en el 2013, lo que permitió realizar desde entonces unas 100 cirugías de este tipo entre personas con el virus causante del sida. Pero todos los donantes habían fallecido. Ahora Nina, animada por la serie televisiva, se ha convertido en la primera donante viva con VIH en ceder su riñón a un paciente que es también seropositivo. Ocurrió en el hospital Johns Hopkins de Baltimore y se ha convertido en el primer caso en todo el mundo de estas características.

No soy una heroína

«Yo sabía que gozaba de buena salud. El VIH ya no era una barrera legal para la donación de órganos y nunca consideré que fuera una barrera médica. Quiero que la gente cambie lo que cree que sabe sobre el VIH. No quiero que me llamen heroína. No soy heroína de nadie, solo quiero ser el ejemplo de alguien, la razón de alguien para considerar la donación». dijo. 

En su caso quiso ayudar a una amiga que también tenía VIH y que necesitaba un trasplante de riñón. Se enteró de ello a través de las redes sociales y se ofreció. Pero antes de concluir el proceso su conocida falleció. Aún así, siguió adelante. Los médicos certificaron que tenía los riñones sanos, con una carga viral baja, con lo que cumplía con todos los requisitos para ser donante. Y lo cedió a un hombre al que no conocía. «A pesar de perder a mi amiga, quería seguir adelante con la donación como una forma de honrar a todas las personas con VIH que necesitan un trasplante». Fue la primera persona que vive con el VIH que lo ha hecho. Pero espera no ser la última.

«Una enfermedad que recibió la sentencia de muerte en la década de 1980 se ha vuelto tan bien controlada que las personas que viven con el VIH pueden salvar ahora la vida de otras personas con la donación de riñones. Es increíble», aseguró Dorry Segev, profesora de cirugía en el Johns Hopkins, que participó en la operación, en declaraciones recogidas por el propio centro médico.

Los nuevos medicamentos antirretrovirales son seguros para el riñón y las personas con el VIH bien controladas tienen, básicamente, los mismos riesgos que las personas sin la infección, por lo que pueden ser suficientemente aptas como para donar un órgano hepático.

«Cuando los pacientes que esperan un trasplante ven que estamos trabajando con la mayor cantidad posible de donantes para salvar la mayor cantidad de vidas posibles, les estamos dando esperanza. Cada trasplante exitoso acorta la lista de espera para todos los pacientes, sin importar si tienen o no VIH», asegura Christine Durand, también del mismo hospital.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Primer caso en el mundo de una donante viva de riñón con VIH a un paciente que también es seropositivo