La maniobra de Heimlich: guía de instrucciones

Evitar una muerte por atragantamiento puede ser muy sencillo con los conocimientos adecuados

Cómo actuar ante un atragantamiento Es una de las maniobras por excelencia en primeros auxilios. La maniobra de Heimlich es sencilla y puede llegar a salvar una vida.

LA VOZ

2.336: ese es el número de personas que murieron el año pasado en España tras asfixiarse con un objeto o un trozo de comida. A su lado, nadie pudo evitarlo. El atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España. Fallecen más personas por este motivo que por accidentes de tráfico, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Sin ir más lejos, ayer falleció un vecino de Carnota atragantado con un trozo de carne. Un familiar intentó  hacerle la maniobra para que lo expulsara, pero no lo logró. Al momento, el hombre cayó al suelo, y sufrió una parada cardiorrespiratoria. Este viernes un niño de cuatro años murió tras tragarse un globo y obstruir sus vías respiratorias. En Fin de Año murió un niño de 3 años después de atragantarse con una uva en Gijón. El día de Reyes falleció un hombre de 41 años tras atragantarse con un hueso de aceituna en Alicante

Muertes que se pueden evitar con conocimiento. «Hay maniobras que pueden salvar vidas de manera muy rápida», asegura José Flores, director de la Fundación Pública Urxencias Sanitarias de Galicia-061. Los conocimientos de primeros auxilios son básicos y necesarios pero también la asignatura pendiente de muchas (demasiadas) personas.

¿Cómo actuar ante un atragantamiento? «Lo primero es saber qué es un atragantamiento. Lo más probable es que la persona esté comiendo y, de repente, se levante llevándose las manos al cuello, angustiado y con dificultades para respirar», cuenta José Flores. ¿Qué hay que hacer de manera inmediata? Acercarnos y animar a la persona a toser. «La tos es la maniobra fisiológica que mejor libera la vía respiratoria», afirma el director del 061 en Galicia. 

Tan importante como lo que hay que hacer es lo que no hay que hacer: «Nunca hay que intentar meter la mano en la boca de alguien que está consciente». Es decir, nunca hay que intentar extraer el objeto con los dedos a no ser que esté muy accesible. 

Si la tos no funciona hay que llamar al 061 y proceder inmediatamente realizando la maniobra de desobstrucción (hablamos de adultos). Estos son los pasos a seguir: 

  • Dar 5 palmadas en la espalda: nos colocaremos de pie a su lado y ligeramente detrás, apoyaremos la mano en su pecho inclinando a la víctima hacia delante (para que al expulsar el cuerpo extraño salga fuera de la vía aérea) y le daremos una serie de 5 palmadas en la espalda, en la zona interescapular.
  •  Realizar 5 compresiones abdominales (maniobra de Heimlich): se realiza colocándose detrás de la persona, con los brazos alrededor por debajo de las axilas, poniendo el puño de una mano en la línea media del abdomen entre el ombligo y el extremo inferior del esternón y la otra mano agarrando el puño, y se empuja bruscamente hacia arriba y adentro. «Un abrazo por detrás muy fuerte y seco», resume Jose Flores. 

Seguiremos alternando 5 palmadas en la espalda con 5 compresiones abdominales mientras el atragantado esté consciente o salga el objeto. Si no lo conseguimos la persona perderá el conocimiento y, entonces, habrá que dar un paso más y comenzar a realizar la maniobra RCP (los pasos a seguir aquí). 

Los atragantamientos son más comunes en personas mayores de 65 años y en niños pequeños. Los pasos a seguir con los lactantes (menores de un año) son distintos:

  • Dar 5 golpes en la espalda: colocar al bebé boca abajo apoyando su cuerpo sobre nuestro antebrazo y sujetando su cabeza con nuestra mano. La cabeza se mantendrá ligeramente extendida con la boca abierta, procurando que la cabeza del niño esté situada más abajo que el resto del cuerpo. Una vez en esa posición, daremos 5 golpes secos con el talón de la otra mano en la parte superior y central de la espalda, entre las escápulas.
  • Dar 5 compresiones en el pecho: cambiar al bebé al otro antebrazo, poniéndolo boca arriba, sujetándole la cabeza con la mano, intentando que esté colocada por debajo del cuerpo con la boca abierta. Una vez en esa posición, dar 5 compresiones con los dedos índice y medio en el centro del pecho, ligeramente por debajo de la línea que une ambos pechos, es decir, en la misma zona que se daría el masaje cardíaco, pero un poco más fuertes y más lentas.

En los niños más mayores seguiremos los mismos pasos que con los adultos. Empezando, siempre, por animarlos a toser. 

«Sana sana»: Primeros auxilios en bebés y niños El programa nos enseña a actuar en todos esos casos sin perder la calma

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La maniobra de Heimlich: guía de instrucciones