«De momento no hai ningunha alarma»

Concellos en riesgo por la gripe aviar ponen en marcha el censo de gallinas y pollos; los propietarios afectados no están preocupados

m. alfonso
pontevedra, arousa / la voz

En más de treinta concellos hay que censar gallinas, ocas, patos y otras aves domésticas porque son áreas de riesgo para la llegada de la gripe aviar. Hay vecinos escépticos con la medida. Otros la asumen sin problemas. Pero en ningún caso se percibe alarma entre los propietarios de estos animales. Ayuntamientos afectados por la puesta en marcha de este protocolo preventivo, como los de A Illa, Sanxenxo y Vilaboa, publicaron bandos y repartieron hojas informativas. El recuento ha comenzado.

La mayoría de los dueños de corrales familiares de Sanxenxo dudan de las bondades de esta medida. Muchos piensan, incluso, que es la antesala de un nuevo impuesto. Pero la conselleira Ángeles Vázquez asegura que solo es un trámite de «prevención» para «zonas con colonia de aves migratorias». «Queremos transmitir tranquilidade», apunta.

José Manuel Rodiño, de Noalla, es uno de los afectados por la norma autonómica en Sanxenxo. En la finca de la casa de su madre guarda siete gallinas ponedoras y un gallo. Aún no sabe lo que hay que hacer, pero no teme registrar su gallinero. «Xa me pediron os datos na agraria onde comprei as galiñas. Tiven que ensinar o carné», recalca. «A min isto paréceme un pouco esaxerado», indica. Piensa que los dueños hacen un control más efectivo: «Se algún animal enferma, elimínalo ou entérralo e xa está». Cree que es imposible que las gallinas no tengan contacto con otras aves. 

«Non che me importa»

Rodiño tiene las gallinas para comer huevos caseros. Saben más ricos que los del supermercado. Cuando se activó por primera vez el protocolo contra la gripe aviar, hace años, él no tenía gallinas. Servando Sartal, sí. Desde que se jubiló, una de sus aficiones es sentarse en una especie de galpón junto a su finca y sus gallinas en Alba (Pontevedra). «¿Outra vez a gripe aviar? A min non che me importa. Mira, eu xa censei as galiñas unha vez e se teño que volvelas censar, sen problema», indica. Sin salir del concello pontevedrés, Leonardo Morgade expresa la opinión contraria: «Se me obrigan a dar de alta as quiricas mátoas e listo. Total, teño poucas». En su caso, las tiene ya encerradas, en un gallinero que tiene tanto malla lateral como en el techo. Aún así, él dice que es imposible que no llegue hasta ellas un ave silvestre si esta se empaña en hacerlo.

Valentín Fernández lleva años dedicándose a la cría de gallinas de Mos, una raza autóctona gallega que a punto estuvo de desaparecer. Más de dos mil metros cuadrados de gallineros rodean su casa de Meaño, donde cría alrededor de ochenta animales cada año de forma profesional. A él, las medidas propuestas por la Xunta no le han cogido por sorpresa. «De momento aquí non hai ningún tipo de alarma, todo o que se está facendo é preventivo», explica. Y le parece bien, porque eso puede ayudar a evitar problemas en el futuro. 

Zonas cubiertas

Las gallinas de Valentín campan a sus anchas por los alrededores de la vivienda. Pero todas sus zonas de paseo están ya cubiertas por una red, para evitar cualquier tipo de problemas. Este criador de aves recuerda que hace ya años hubo una alerta similar. Entonces no era profesional «e recomendábanche que cubriras todo cunha rede e pedían que te identificaras cando mercabas os pitos», afirma.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«De momento no hai ningunha alarma»