El cuarzo es el nuevo sílex

Tamara Montero
Tamara Montero SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Las sociedades prehistóricas que tallaban con este material era tan complejas como las que usaban sílex

07 feb 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Una frase tan sobada como que las apariencias engañan se aplica también a la prehistoria. La tipología, una herramienta ampliamente utilizada en arqueología que sirve para observar la evolución por ejemplo de las cerámicas o el metal -y por lo tanto, de las sociedades que lo fabricaban- parece haber llevado a engaño a los expertos en lo que a sociedades prehistóricas se refiere.

Las comparaciones entre cuarzo y sílex habían sido odiosas. Es cierto que el sílex es un tipo de cuarzo, pero un tipo de cuarzo de mayor calidad para la talla. Comparar la factura de las herramientas prehistóricas de sílex con la que se realizaba en cuarzo llevaba a pensar a los investigadores que las sociedades que lo tallaban eran más arcaicas, «como unha dependencia do home ao medio, onde as súas tecnoloxías eran moito máis simples que as dos territorios contiguos onde tiñan sílex e formas e tecnoloxías moito máis evolucionadas». Lo explica Arturo de Lombera Hermida, investigador de la USC que junto con Carlos Rodríguez Rellán ha editado un volumen monográfico de la revista Quaternary International que le da la vuelta a la tortilla de esa comparación. A través del compendio de estudios en distintas zonas de la Península y otros lugares del mundo -incluyendo el noroeste peninsular y Galicia, una de las zonas en las que abunda el cuarzo pero no el sílex-, concluyen que, «se deixamos a un lado a tipoloxía e nos focalizamos na tecnoloxía e noutros aspectos da economía, da sociedade e do simbolismo, vemos que esa noción de arcaísmo non existe». 

Es más, la adecuación de esas tecnologías a un territorio en el que no gozan de una materia prima de tan buena calidad como el sílex es «unha mostra da flexibilidade e capacidade de adaptación ao entorno que permite a supervivencia como grupo», explica De Lombera.