«España va a perder toda una generación de jóvenes científicos»

Raúl Romar García
R. Romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Carlos Andradas asegura que la ciencia española debe apostar más por las patentes.
Carlos Andradas asegura que la ciencia española debe apostar más por las patentes. ucm

El recorte de 600 millones de euros en I+D+i enciende la voz de alarma. Carlos Andrada, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas, dice que la ciencia española debería apostar por las patentes.

03 ene 2012 . Actualizado a las 01:02 h.

La comunidad de científicos de España ha encendido la luz roja. A los recortes de los dos últimos años en el sistema de I+D+i se une el tijeretazo de 600 millones de euros acordado en el último Consejo de Ministros, que afecta directamente a las subvenciones y créditos destinados a investigación y desarrollo. «Para el sistema tiene un efecto devastador», explica Carlos Andradas, presidente de la Confederación de Sociedades Científicas de España (Cosce), que agrupa a más de 30.000 investigadores del país.

-¿Es un duro golpe para la ciencia el nuevo recorte?

-Nosotros habíamos hecho una lectura positiva de que la I+D+i pasase al Ministerio de Economía, porque entendíamos que era un mensaje de que la investigación y el desarrollo iba a contar en el modelo económico del futuro, pero lo que ha pasado es una muy mala noticia para la I+D+i. Es una reducción de un 7 % con respecto al presupuesto de este año, que se une a la reducción del 7,3 % del 2011 y del 5 % del 2010.

-¿Volvemos al ladrillo, si se tiene en cuenta que las primeras medidas del Gobierno pasan por incentivar la compra de vivienda y, por el contrario, reducir el gasto en ciencia?

-El mensaje que se envía es que la apuesta fundamental ya no va por la investigación, desarrollo e innovación, con lo cual nuestro modelo económico va a seguir siendo más de lo mismo, el del ladrillo.

-Y a efectos prácticos, ¿cómo afectará el recorte a los grupos de investigación?

-Esto se traduce en que volveremos a un nivel de financiación similar a la del 2005. Hemos retrocedido siete años en la financiación de la ciencia.

-¿Le preocupa algo especialmente de esta situación?

-Me preocupa mucho el futuro de todos los programas de incorporación de jóvenes investigadores, desde los predoctorales a los posdoctorales, como el Juan de la Cierva y el Ramón y Cajal o en Galicia como puede ser el Parga Pondal.

-¿Por qué?

-Porque enviamos el mensaje de que aquí no hay futuro, porque estamos viendo que estos investigadores se están quedando en la calle, lo que se une a los despidos del centro Príncipe Felipe de Valencia.

-Sobre todo si se tiene en cuenta que primero los captamos del extranjero y luego nos desentendemos de ellos.

-Sí. Con qué credibilidad se le va a hacer ahora una oferta a un joven investigador que está en el extranjero y que queremos que retorne o a un científico sénior que nos interesa atraer para España si a las primeras de cambio lo mandamos todo a tomar vientos.

-Usted dice que, con estas medidas, España pierde credibilidad. ¿Por qué?

-Porque los jóvenes que hemos atraído regresaron con la promesa de que aquí podían desarrollar su carrera y, al final, se quedan en la calle. Esto para el sistema tiene un efecto devastador por la imagen que trasladamos hacia el exterior. España pierde credibilidad en ciencia y nos va a costar tiempo recuperarla.

-¿Teme entonces que haya un éxodo de científicos?

-No es que exista un riesgo de que los científicos españoles se vayan al extranjero, sino que este éxodo se está produciendo ya ahora mismo. Los científicos se están yendo ya al extranjero porque aquí no ven futuro y el sistema español de I+D+i tiene una capacidad de absorción muy limitada.

-¿Entonces?

-En España hay toda una generación de jóvenes científicos que vamos a perder. Uno apuesta por quedarse si ve perspectivas de mejorar, pero ahora no las ven, ni tampoco una perspectiva de estabilidad.

-Mucho trabajo le queda entonces por hacer a la nueva secretaria de Estado de I+D+i. ¿Qué le parece su nombramiento?

-El nombramiento nos ha sorprendido positivamente, porque Carmen Vela nos merece todos los respetos y tenemos la mejor opinión de ella. En principio, es la mejor de las opciones.

-En sus manos está desarrollar la ley de ciencia y crear la Agencia Estatal de Investigación. No parecen retos fáciles, y menos en estos momentos.

-Sí, el desarrollo de la ley de ciencia es el gran reto para los próximos años. Nosotros nos hemos ofrecido para trabajar con los responsables de I+D+i ya mismo. La Agencia Estatal de Investigación debe ser un instrumento fundamental para garantizar la independencia del sistema de I+D al margen de los cambios políticos. Debe funcionar con autonomía.

-España ha dado en los últimos años un salto enorme en ciencia, pese a la crisis actual. ¿Se puede ser optimista?

-La cosa está negra, pero tenemos que ser optimistas. El sistema español está muy bien en producción científica, en publicaciones, pero en otros aspectos causa sonrojo. Es el caso de las patentes, en que países como Suiza o Dinamarca multiplican por veinte las patentes españolas.

carlos andradas presidente de la confederación de sociedades científicas de España

«El éxodo de investigadores al extranjero ya se está produciendo»

«Hemos retrocedido siete años en la financiación de la ciencia»