Adiós a los besos y abrazos en la pantalla

Series diarias como «Mercado Central» y «Amar es para siempre» preparan su regreso al plató con medidas extremas de aislamiento entre el personal

«Mercado Central».
«Mercado Central».

redacción / la voz

La claqueta sonará de nuevo en algunos platós de rodaje a partir del próximo día 18, donde varias series de televisión proyectan volver a grabar en medio de extremas medidas de seguridad e higiene para evitar contagios por coronavirus. Muchas de ellas no serán visibles para los espectadores. Mamparas de protección en maquillaje y peluquería, camerinos individuales para los actores, menos horas de trabajo con menos personal. Pero otras cambiarán durante un tiempo algunas de las escenas románticas más icónicas en un nuevo mundo sin besos ni abrazos.

Series diarias como Amar es para siempre, que emite Antena 3, y Mercado Central, de TVE, ambas de Diagonal TV, se preparan para ponerse de nuevo en marcha dentro de una semana para empezar a generar de nuevo cinco episodios semanales. Durante este parón de la cuarentena, han trabajado en adaptar los guiones a una nueva realidad que exigirá eliminar las escenas más íntimas y guardar las distancias entre los actores. «En Mercado Central por ejemplo hay un argumento muy caliente que se ha tenido que cambiar por completo», señala a Efe el consejero delegado de la productora, Jaume Banacolocha.

También se han eliminado las escenas de exteriores y se ha reducido el número de personajes por secuencia, para tratar de mantener la distancia de seguridad necesaria.

Otro de los cambios asociados a la nueva situación será el prescindir de las tramas con niños. «Si no pueden ir al colegio no sé como se va a conseguir los permisos de rodaje», explica a Europa Press la estilista Cristina Rodríguez, que antes del estado de alarma trabajaba en los proyectos para Televisión Española Hit y Ana Tramel.

Banacolocha asegura que hay buena predisposición en el equipo para volver a rodar y solo espera «que no haya sorpresas» con los test que puedan obligar a aplazar la fecha.

Tanto Amar es para siempre como Mercado central han seguido llegando puntualmente a su cita diaria con el público. En el primer caso la emisión está garantizada hasta mediados de junio y en el segundo, hasta finales del mismo mes.

La declaración del estado de alarma el pasado 13 de marzo también obligó a Diagonal TV a suspender la preproducción de Los herederos de la Tierra, adaptación de la segunda parte de La catedral del mar, de Ildefonso Falcones.

Hace unos días la productora Secuoya publicó un manual que ahora sirve de referencia en el sector titulado Rodar con seguridad tras el covid-19. El objetivo es recuperar poco a poco el trabajo detenido en los platós sin poner en riesgo a los trabajadores ni a las estrellas que protagonizan sus historias. Muchas de las recomendaciones son ya de uso común para todos los ciudadanos, como lavarse las manos, no tocarse la cara, limpieza y desinfección de los espacios comunes y el uso de guantes y mascarillas. En el caso de los rodajes implica, además, extremar al máximo las tareas de maquillaje y vestuario, impedir el contacto estrecho entre personas y, al menos por el momento, eliminar besos y abrazos para que el espectáculo pueda continuar.

La crisis del coronavirus aplaza veinte proyectos del audiovisual gallego

La Voz
La obra «Jardín de primavera» fue pintada por Vincent Van Gogh en 1885, en Neuen
La obra «Jardín de primavera» fue pintada por Vincent Van Gogh en 1885, en Neuen Marten de Leeuw

La Xunta prepara medidas para paliar sus efectos en el sector cultural

El sector cultural, que empezaba a recuperarse tímidamente de la crisis económica en la década pasada, ha acusado ahora de forma considerable los efectos de una nueva crisis, la causada por las medidas de confinamiento para evitar contagios del coronavirus. Museos y librerías que han tenido que cerrar, conciertos y recitales que se han suspendido o aplazado, y numerosos proyectos que ahora penden de un hilo.

El sector audiovisual gallego ha cifrado en más de tres millones de euros las pérdidas que está causando esta situación. Una veintena de proyectos, como rodajes de películas o series, han tenido que posponerse. Filmes como Lúa vermella, de Lois Patiño, que se había podido ver en el último festival de Berlín, ya no podrán estrenarse este próximo mes de abril, como estaba previsto. Otro caso similar es A illa das mentiras, de Paula Cons. Y producciones gallegas como O que arde y Eroski Paraíso, que ya estaban en las salas, han visto interrumpido su ciclo comercial. Los que todavía estaban en fase de gestación o puesta en marchan se han visto perjudicados por la congelación de la financiación. Agapi, que reúne a las productoras independientes, ha solicitado medidas a la Administración.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Adiós a los besos y abrazos en la pantalla