¿Ascensión musical?


Cuando uno pasa la treintena empieza a ponerse nostálgico. Y, ahora que se acercan las fiestas de la Ascensión, es inevitable recordar aquellos conciertos que nos hicieron saltar y cantar hasta quedarnos afónicos.

La banda de Santiago era la gran protagonista hasta que el pop irrumpió en Santiago, hace 30 años. Duncan Dhu, Los Suaves y los reyes de los 80, Mecano, marcaron un punto de inflexión en 1988. Al año siguiente, Alaska (aún con Dinarama) y La Unión. Y la década de los 90 se abrió con El Último de la Fila y Luz Casal, que sigue dando guerra de la buena.

En el año de los Juegos Olímpicos de Barcelona, aquí se peleaba que la Ascensión no se fuera de la Alameda (ya no había ponis, pero quedaban los pulpeiros y la noria). Y en 1994, por primera vez, la gala de los 40 Principales y Manolo Tena. Revolver disparó en el Obradoiro al año siguiente. Presuntos Implicados y Los Secretos fueron coreados en 1996. Vino después Pedro Guerra. El rock acelerado de Dover convirtió en una caja de hormigas el pabellón de Sar en 1998 y la década se cerró repitiendo sopa de estrellas: Pedro Guerra y Duncan Dhu.

Será difícil igualar el 2000, con Sting y Ariel Roth. Tres años después, actuaron Los Planetas, Deluxe, M-Clan, Seguridad Social y Coti (mucha tela que cortar) y Bisbal en el año santo del 2004. Van Morrison y La Quinta Estación, el grupo de moda, en el 2007. Un festival rock juntó en el Multiusos a Rosendo, Mago de Öz y Barón Rojo. Chenoa en el 2011, Iván Ferreiro en el 2012. Luego Macaco, Andrés Calamaro, Auryn, Efecto Pasillo y Antonio Carmona. ¿Qué nos deparará este año? Esperemos, alguno para recordar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¿Ascensión musical?