Thomas le gana tiempo al tiempo

El escolta, que debuta esta tarde en Rianxo, acelera en su adaptación

.

santiago / la voz

Matt Thomas se estrena en el baloncesto profesional tras completar su etapa de formación en la Universidad de Iowa y el de ayer fue el día de su presentación oficial como jugador del Obradoiro, en el mismo escenario por el que pasó hace tres años Mike Muscala. Testigo de aquella cita es una foto en la que reparó al terminar su encuentro con los medios de comunicación. Le explicaron lo bien que la había ido al pívot, que en solo seis meses dio el salto desde Sar a los Hawks de Atlanta. Y al escolta se le escapó un «¡wow!».

No oculta que su sueño es la NBA, pero tampoco quiere adelantar acontecimientos. De momento, se centra en su nueva etapa, en tratar de disfrutar de la experiencia y aprovecharla para progresar.

Aunque solo lleva cinco días en Santiago, se confiesa encantado con todo lo que ha podido ver, tanto en el vestuario como en la ciudad. También con la gastronomía y, particularmente, con el descubrimiento del pulpo. Se le ve imbuido de Compostela y obradoirismo, presto a ganarle tiempo al tiempo, en la urbe y en la cancha de entrenamiento.

Traía ya referencias de primera mano, pues cuando empezaron las negociaciones con el Obradoiro habló con Alec Brown, Hummel y Whittington. El acuerdo cristalizó en el transcurso de la Liga de Verano de Las Vegas, antes de que concluyese. De haberse demorado quizás le hubiesen llegado otras propuestas de más calado, toda vez que su equipo, Los Lakers, se impuso en la final y él fue uno de los destacados. Anotó 23, con cinco triples sin fallo, tres de cuatro tiros de dos y los dos ensayos desde la línea de personal, en 34 minutos.

Esa condición de fusilero de larga y media distancia es la que lo situó en la órbita del Obradoiro. El director general del club, José Luis Mateo, subraya que viene «para ser una amenaza más de tiro, ya sea tras recepción, saliendo de bloqueos o después de bote. Domina todos los registros».

También destacó que llega con los deberes hechos, ya que durante el tiempo que estuvo con los trámites del visado fue recibiendo vídeos e informes del cuerpo técnico. Ese trabajo adelantado quedó de manifiesto en sus primeros entrenamientos en Sar. Y esta tarde, a las 20.30 horas, tendrá la primera oportunidad de demostrarlo en Rianxo, en el amistoso ante el Oporto.

Entre tanto, y en lo poco que ha podido ver, ya percibe un baloncesto diferente al de su universidad, sobre todo en lo que se refiere al juego sin balón, porque hay una mayor actividad colectiva. Atisba un estilo que le vendrá bien a sus características.

Votación
5 votos
Comentarios

Thomas le gana tiempo al tiempo