Más allá de la leyenda

Almudena García Castro

RELATOS DE VERÁN

29 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Jamás imaginó que llegaría a ser rey, sin embargo, la vida le había regalado las virtudes y cualidades de un príncipe. Le gustaba recordar su infancia y contemplar el mundo desde su palacio, refugio y prisión al mismo tiempo. A pesar del lujo y los excesos no había olvidado aquellos primeros años: el inmenso amor de sus padres, una vida sencilla y miles de sueños por cumplir.

Cuando le invadía la melancolía se dejaba abrazar por la música y su voz resonaba más allá de las fronteras. En esos momentos, el tiempo se detenía, las nubes contenían el llanto y hasta los ángeles sentían envidia. Aunque se encontraba en la cima y el reino era cada vez más próspero, a veces, no podía evitar una cierta sensación de tristeza y soledad.

Las campañas lo tenían ocupado, y, con frecuencia, alejado de su hogar. En uno de estos primeros viajes conoció a la que luego sería su reina. Sus miradas se cruzaron y, no pudo evitar enamorarse. Más tarde, la llegada de la pequeña princesa colmó su felicidad.