Suceso en A Gudiña: «No puede ser que alguien se pueda morir por no tener cobertura móvil»

La Voz

A GUDIÑA

Evacúan a un vecino de O Seixo (A Gudiña) por picaduras de abejas
Evacúan a un vecino de O Seixo (A Gudiña) por picaduras de abejas

Los vecinos de O Seixo tuvieron que subir a un monte para llamar a Emergencias después de que un hombre fuera atacado, se cree, por avispas

14 abr 2021 . Actualizado a las 22:18 h.

Era cuestión de tiempo. Los vecinos de A Veiga do Seixo y O Seixo, núcleos limítrofes de los concellos ourensanos de Riós y A Gudiña, en plena frontera con Portugal, llevan meses reclamando soluciones a la falta de cobertura móvil. La antena colocada en su día por Telefónica no es suficiente en esta denominada zona oscura y les obliga a tener que salir de sus casas y del pueblo para poder llamar o recibir comunicaciones. Este miércoles este aislamiento pudo ser mortal.  

Un vecino de la localidad de O Seixo, en A Gudiña, tuvo que ser trasladado de urgencia en un helicóptero medicalizado después de ser atacado, creen que por avispas, cuando paseaba por el campo. Su estado es grave —estaba hinchado y no hablaba, aunque estaba consciente— ya que no pudo ser auxiliado con rapidez, debido a que en O Seixo no hay cobertura móvil. Los vecinos tuvieron que subir a lo alto de una montaña para poder comunicarse con los servicios de emergencias. El alcalde de A Gudiña, José María Lago, fue contundente y aseguró que tanto él como el regidor de Riós tomarán medidas legales: «No puede ser que alguien se pueda morir por no tener cobertura móvil, porque una compañía telefónica no quiera dar un servicio solo por temas económicos».

Los vecinos de O Seixo da Veiga en Riós y de O Seixo de A Gudiña, reclaman cobertura móvil.

Vivir sin cobertura en un pueblo de Ourense en la frontera con Portugal

C. Andaluz

Los vecinos de A Veiga do Seixo y O Seixo, núcleos limítrofes de los concellos ourensanos de Riós y A Gudiña, en plena frontera con Portugal, llevan años recorriendo cada rincón de la localidad para poder hacer una llamada con el móvil o recibirla. La antena que en su día se instaló en esta denominada zona oscura no es suficiente. Con suerte, solo tiene que andar unos 100 metros desde sus casas -dentro es imposible- para poder comunicarse. Eso si el día es soleado. Cuando llueve o hay niebla es tarea imposible. Incluso, en ocasiones, les entra la cobertura de una empresa portuguesa, que aprovechan ahora que no hay que pagar roaming.  Este miércoles, hartos de la situación, se concentraron delante de la plaza de la localidad para exigir soluciones.

Seguir leyendo