Estos son los artistas de Ourense finalistas en los premios Martín Códax

María Doallo Freire
María Doallo OURENSE

OURENSE

Rogelio, Cheve, Ángela y Dani son parte del grupo Los Camachuelos
Rogelio, Cheve, Ángela y Dani son parte del grupo Los Camachuelos Santi M. Amil

El grupo Los Camachuelos está en la categoría de verbena y Cora Nóvoa aparece en el apartado de música electrónica

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los premios Martín Códax de la música tienen un objetivo claro: alentar y dar visibilidad al talento creativo que hay en Galicia. Y lo llevan a cabo galardonando a los artistas más relevantes de prácticamente todos los estilos musicales. Los premios se dividen en diecisiete categorías diferentes, que van desde el folk al jazz, pasando por las bandas de música popular, la infantil, la clásica o el metal. En esta octava edición han pasado a la final un total de 51 grupos. Son tres por categoría aunque solo uno de cada se llevará el premio en la gala que se celebrará el 27 de este mes, en el Pazo da Cultura de Pontevedra. De esos 51 finalistas, dos son ourensanos.

En el apartado de música de verbena se encuentra la banda de Los Camachuelos, que compite contra La Ocaband y contra la orquesta Bafana Bafana. «Para nosotros es una satisfacción enorme y estamos muy contentos de haber llegado hasta aquí el primer año que nos presentamos», explica Rogelio Cibeira. Él es uno de los guitarristas del grupo. El otro es Cheve Gonçalves, conocido como O fillo da Cándida, que también es la voz principal de Los Chamachuelos. Completan el equipo Dani Campos, a la percusión; Ángela Rodríguez, a las voces; Tony González, a la batería; y Adrián Varela, al bajo. El grupo, que se estableció en el barrio de Covadonga allá por el 2018, apuesta por un producto musical distinto al tradicionalmente relacionado con las verbenas. «Versionamos canciones de todos los tiempos y les aportamos un toque creativo personal. Nos las llevamos a otro estilo musical, con toques de merengue o de bachata», explica Rogelio. Así lo hacen con el Desátame de Mónica Naranjo o con el Embrujada de Tino Casal. Y es que en sus conciertos no es posible estar parados, pero tampoco no reírse, porque Los Camachuelos apuestan por el buen ambiente apoyado en la buena música y en un tremendo sentido del humor.

«Tenemos un espectáculo basado en la música y en nuestro amor por ella. Lo que seguro no haremos nunca es sexualizar a nuestra compañera Ángela, algo que es muy común en el mundo de las orquestas. Nosotros queremos romper con el estereotipo de una mujer cantando en paños menores», afirma Cheve. Para este grupo el premio es haber llegado hasta aquí y hacerlo siendo ellos mismos. «Y ahora ojalá lleguen muchos conciertos para seguir haciendo lo que más nos gusta», termina Cheve.