Emigrar para seguir formándose

La ingeniera Uxía García está perfeccionando su alemán para poder entrar en un máster

Uxía García se quedará al menos dos años y medio más en Munich
Uxía García se quedará al menos dos años y medio más en Munich

ourense / la voz

La de Uxía García Vázquez (Ourense, 1996) no es una historia de emigración para buscar trabajo. Al menos no de momento, aunque su estancia en Múnich tiene como objetivo final encontrar el puesto de sus sueños. Bayer y BASF son, como ella misma las define, dos de sus empresas favoritas. Están cerca de la ciudad en la que ahora vive, pero para entrar todavía le falta formación. Es por eso que esta Ingeniera Química está en Alemania. Quiere hace un máster, que comenzará en octubre. Pero antes todavía tiene que pasar la prueba de idioma, y de ahí que ya lleve varios meses residiendo en el país y estudiando. «A inmersión lingüística é moi importante á hora de aprender e facilita moito as cousas», argumenta.

En octubre tendrá las pruebas de acceso y, una vez comiencen las clases, serán dos años más de formación. Eligió Múnich «porque a súa universidade é unha das mellores universidades europeas de enxeñaría e iso abre moitas portas nun futuro», señala. Además, en la ciudad y los alrededores viven varias personas a las que ya conocía, así que era más fácil la integración.

Le gusta la vida en Alemania, porque dice que aunque entre semana no hay mucha actividad en la calle, sí que se ve movimiento los sábados y los domingos. Asegura que la mayoría de la gente es muy amable, y que cuando constatan que no habla perfecta el idioma, «fan por entenderte e anímate». Hay excepciones también, resalta, «pero como en todos os lados».

Está bien, pero eso no quita que también añore. «Boto moito de menos a meus pais e ao resto da familia, e tamén moitísimo aos meus amigos», dice. Y no solo a personas: «Boto de menos as festas de aldea, as orquestras, unha boa Estrella Galicia e o peixe fresco, que aquí non hai peixerías cada 5 metros coma en Galicia».

Acaba casi de marchar, así que lo de volver todavía queda lejos. Quiere regresar, claro, pero «como moi pronto despois do máster». Así que no será antes de finales de 2022, «salvo que a situación actual se complique». La pandemia del coronavirus está marcando el ritmo de todo, en todas partes.

Dice que al principio se vivió con miedo, y también se desató la psicosis por el posible desabastecimiento del papel higiénico, así que la gente lo compraba masivamente. «A xente non entendía moi ben o que pasaba, pero ao contrario que alí, aquí non houbo restricións tan drásticas», relata. En Alemania había furgones policiales que «paseaban» pidiendo a la gente que se quedase en casa, «pola súa seguridade e pola do resto, pero tiñamos permitido saír á rúa a pasear ou a facer deporte en solitario ou con alguén que vivise contigo». Cuenta que ella misma optó por confinarse en casa las primeras semanas, pero pasado un tiempo se animó a salir. Decidió volver a hacer vida en la calle escuchando a su compañero de piso, que salía a correr a diario y le relataba cómo era la situación. «Contábame como estaban os parques e animeime a empezar a saír, mantendo sempre as distancias de seguridade», indica.

A mediados de marzo cerraron las tiendas, y también la academia a la que acudía para perfeccionar su alemán (y ahora tiene las clases a través de Internet).

En Múnich ya ha comenzado la desescalada. «Están empezando a abrir as tendas de novo. Desde fai dúas semanas permítese saír con alguén non relacionado coa túa casa. Pouco a pouco estanse levantando as restricións», cuenta. A modo de anécdota dice que lo que más lamenta es que sea oficial ya la cancelación del Oktoberfest, previsto para septiembre. Este año no podrá ser.

Volver al país donde estuvo de Erasmus

Uxía García nació en Ourense, y en la ciudad estudió hasta que llegó el paso a la universidad. Durante toda su etapa escolar fue alumna del colegio Divina Pastora-Franciscanas. Rematado Bachillerato, cursó Ingeniería Química en la Escola Técnica Superior de Enxeñaría (ETSE) de la Universidade de Santiago de Compostela. Una vez titulada, comenzó a trabajar en el departamento de procesos de Ceamsa, en O Porriño (Pontevedra) a través de una beca Feuga. Ahora está en Múnich tratando de perfeccionar su alemán para poder entrar en un máster. Ha regresado a Alemania, el país en el que vivió hace tres años. En aquel momento su destino fue Karlsruhe, en el suroeste del país; y llegaba como una alumna de Erasmus. Volvió a Galicia para rematar la carrera. En octubre quiere empezar el máster cuyas prácticas espera que la lleven hasta Bayer o BASF, dos de sus empresas favoritas, que están ubicadas cerca de Múnich.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Emigrar para seguir formándose