Espías sociales


El pasado domingo día 25 el pueblo suizo fue llamado a consultas por sus gobernantes. Había varias propuestas, una relacionada con los cuernos de las vacas, tema muy importante para la prensa ibérica que le dedicó páginas y fotos, y otra, que pasó totalmente ignorada, dado que los vecinos alpinos aprobaron también la ley que autoriza a sus aseguradoras utilizar detectives privados encargados de vigilar a los sospechosos de percibir indebidamente prestaciones del seguro (vejez, enfermedad y desempleo).

Todo esto con un 64 % de aprobación por el pueblo. Ahora sí, la vigilancia solamente puede llevarse a cabo cuando haya indicios concretos de un abuso y las sospechas no se puedan verificar con otros medios. En el pasado las aseguradoras habían recurrido sistemáticamente a estos sabuesos sociales para luchar contra posibles abusos. Sin embargo, en octubre de 2016 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos dictaminó que las compañías de seguros no disponían de base jurídica suficiente. Por ese motivo el Parlamento suizo modificó la ley, siendo el punto más polémico que para la vigilancia no es necesario contar con el visto bueno de un juez. La vigilancia en el extranjero de los asegurados solo es posible si el fundamento legal necesario para llevarla a cabo está contenido en un acuerdo internacional sobre seguros sociales. De momento hay convenios con Uruguay, Kosovo, Bosnia, Serbia, Montenegro, Tailandia, Brasil, Argentina, Túnez, Albania y Perú. España por ahora no está pero Suiza puede pedir ayuda o colaboración a los inspectores de la Seguridad Social de aquí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Espías sociales