La licitación de obra pública se dispara un 1.000 % por las obras del AVE

La Diputación es la única entidad que ha reducido el gasto en obra pública este año


ourense / la voz

La provincia de Ourense revienta este año las estadísticas relativas a la licitación de obra pública. Después de varios ejercicios en los que el territorio recibía cantidades mínimas en forma de proyectos para infraestructuras -con cifras de inversión muy por debajo de las marcadas en los presupuestos- desde enero se está constatando un repunte casi sin precedentes consecuencia del interés del Gobierno central por agilizar las obras de la línea de alta velocidad entre Madrid y Ourense, que debería estar en pruebas a finales del año 2019. Queda poco tiempo para esa fecha así que desde enero han comenzado a desbloquearse muchos contratos que, hasta septiembre, han supuesto la inversión de 290 millones de euros. La cantidad está, desde luego, a años luz de los apenas 900.000 euros invertidos un año antes. De hecho, el porcentaje de inversión del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias ha subido en un 32.000 %.

Así lo detalla el último informe de la Federación Gallega de la Construcción. Según las cuentas de las empresas del sector, la cantidad que se ha destinado a obra pública por parte de las distintas instituciones y organismos llega ya a los 334 millones de euros. Es la más alta de las cuatro provincias -representa, de hecho, el 40 % de toda la inversión gallega- y supone un repunte del 1.000 % respecto a la licitación de hace un año. Entonces la situación era la contraria, ya que Ourense estaba a la cola de Galicia en inversión pública, con solo 31 millones recibidos en forma de contratos.

Si se atiende a los organismos licitadores, es obvio que el Estado es el que más encargos de obra pública ha realizado hasta el momento, con 291,5 millones. La Xunta, por su parte, ha dedicado a la puesta en marcha de nuevas infraestructuras, o el mantenimiento de otras ya existentes, 15,2 millones de euros. Los ayuntamientos están también este año dedicando un mayor esfuerzo económico a la obra pública, con 21 millones invertidos entre los meses de enero y septiembre, mientras que la Diputación ha destinado a este capítulo 5,3 millones, siendo la única entidad que ha reducido el gasto en obras, en este caso en un 30 %. El último puesto es para la Universidad de Vigo, que ha invertido este año en su campus provincial 935.000 euros, según el informe de la federación gallega.

Y, claro está, la cantidad de dinero que se está dedicando a terminar a tiempo las obras de la línea de alta velocidad ferroviaria entre Zamora y Ourense, donde todavía hay tramos pendientes, eclipsa el resto de capítulos. Así, el Estado apenas ha dedicado en estos meses dinero a otra cosa que no sea el AVE. Hay constatados 817.000 euros por parte del Ministerio de Fomento, y otros 142.710 por parte de la Confederación Hidrográfica Miño- Sil. El resto de partidas, otras tres, no llegan a los cien mil euros.

En cuanto a la Xunta, la Consellería de Vivenda es el organismo que más dinero ha destinado hasta ahora, con 4,2 millones. La Axencia Galega de Infraestructuras ha licitado obras por valor de otros cuatro millones, mientras que la partida de la Consellería de Educación asciende a 2,5. Las partidas restantes, hasta 15 millones, se reparten entre el Instituto Galego de Vivenda e Solo o la Consellería de Política Social, entre otros.

Ourense, a la cola de las capitales gallegas en cuanto a inversión, muy lejos de lo que gastan Vigo o Pontevedra

El informe de la Federación Gallega de la Construcción se fija también en el esfuerzo inversor que han realizado los ayuntamientos de la comunidad autónoma entre los meses de enero y septiembre. Y según ese ránking es Vigo la ciudad en la que más contratos de obra pública se licitan, con 35 millones de euros invertidos hasta el momento. Le sigue Pontevedra, con 15,5 millones, y A Coruña, urbe en la que el gasto se reduce ya hasta los 7,2. Tras Arteixo y Santiago de Compostela, aparece la capital ourensana, en la que según estos datos el gasto en obra pública ha sido en los nueve primeros meses del año de 5,6 millones de euros. A pesar de ser una de las cantidades más bajas si se compara la situación en las capitales gallegas, resulta aún peor el caso de Lugo, ciudad en la que la inversión ha sido de 2,5 millones, por debajo de municipios como Illa de Arousa.

En todo caso, la provincia no parece tener motivos para demasiadas alegrías porque, siguiendo con el ránking gallego de licitación pública, hay que descender hasta el puesto 62 para encontrar a otra localidad ourensana. La primera en aparecer es Cortegada, que figura tras municipios como Gondomar o Cabana de Bergantiños. En este ayuntamiento la inversión en obra pública ha sido de 832.975 euros, y se sitúa este año como el segundo de la provincia con la cantidad más fuerte para obras. Le sigue San Cristovo de Cea, con 803.294 euros, y O Barco de Valdeorras, con 793.366. San Cibrao das Viñas o Parada de Sil se sitúan también por encima del medio millón invertido, si bien el resto de localidades quedan ya por debajo de ese límite. Es destacable que la tabla la cierran trece villas ourensanas, todas por debajo de los 40.000 euros, siendo la última de todas Laza, con 10.263 euros dedicados a obra pública este año.

 Gasto por habitante

Así las cosas, los ayuntamientos han dedicado este año 68 euros por cada residente a mejorar las infraestructuras, mientras que la Diputación ha gastado 17 y la Xunta otros 49. El Estado es, a consecuencia de la fortísima inversión en la linea de alta velocidad ferroviaria, el que más dinero está gastando, con 943 euros por habitante. Esto hace que el total en la provincia se sitúe este año en 1.081 euros, el más alto, con mucha diferencia, de Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La licitación de obra pública se dispara un 1.000 % por las obras del AVE