El ahorro energético pasa por la apuesta por la movilidad eléctrica

María Teresa Muñoz RESPONSABLE DE MÁRKETING DE ELECMOBILITY

OPINIÓN

CESAR QUIAN

31 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Reducir nuestro consumo energético ha dejado de ser una medida aconsejable para convertirse en una acción urgente e, incluso, de obligatorio cumplimiento. Se trata no solo de una consecuencia de la situación geopolítica actual, sino también de un tema de conciencia medioambiental y de ahorro económico. Aunque son muchas las medidas que se pueden llevar a cabo para lograr una reducción del uso de la energía, hay un aspecto clave en el cual debemos enfocarnos: la apuesta hacia la movilidad eléctrica. Y es que incentivar el uso del coche eléctrico no es solo buscar la sostenibilidad, sino también la eficiencia energética.

El vehículo eléctrico, además de reducir las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera, impulsa las energías renovables así como el almacenamiento energético. De hecho, es el único sistema de propulsión rodada que puede interactuar con la red eléctrica. Aún más, la bidireccionalidad de la recarga que incluyen en la actualidad algunos cargadores de coches eléctricos permite que estos no solo sean un medio de transporte, sino que también se conviertan en una fuente de energía alternativa para los hogares.

Son características que muestran el por qué la movilidad sostenible posee una eficiencia energética del 90 %, frente al 38 % de los motores de combustión; con una media de ahorro en el uso de energía respecto a los vehículos a motor del 40 %. Pero el ahorro también repercute en los bolsillos de sus dueños.