Malgastar en defensa

manuel blanco desar EUROPA NOSTRA

OPINIÓN

BALLESTEROS

01 ago 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

«¿Qué tiene de bueno la OTAN si Alemania está pagando miles de millones de dólares a Rusia por el gas y la energía? Estados Unidos está pagando la protección a Europa y luego pierde miles de millones en comercio. Deben pagar el 2 % del PIB inmediatamente, no en el 2025». Esto fue tuiteado por Trump en el 2018. Tras la putinesca invasión de Ucrania, Biden ha tomado el relevo y los Gobiernos de los minúsculos e impotentes Estados europeos corren como pollos sin cabeza, prometiendo malgastar más y separadamente en defensa cuando están endeudados hasta las cejas. Así, Finlandia, con cinco millones y medio de habitantes, adquirirá 64 cazas F-35 a la norteamericana Lockheed Martin por más de 8.000 millones de euros. Ostras para los neutrales y socialdemócratas fineses. A su lado, los mil millones extra de España apenas dan para flechas. Qué horror y qué error. Aunque todo cuadra para los contribuyentes a las campañas de Trump y Biden: venden más, refuerzan su industria y ganan clientes cautivos. 

Desde luego que hay que defenderse de los que odian nuestro modo de vida y envidian nuestras coberturas sociales, pero eso jamás debe ser excusa para derrochar. Recordemos que entre todos los estaditos de la UE ya venimos gastando alrededor de 200.000 millones de euros anuales, mientras que Rusia, pobre, no puede ni la tercera parte. Sucede que con el rampante nacionalismo estatal, la ineficiencia del gasto militar europeo es oceánica. Por consiguiente, no hay que gastar más en este momento sino mejor, y eso pasa por constituir un genuino Ejército europeo.

Los que sabían de esto porque lo mamaron durante la Segunda Guerra Mundial intentaron poner en marcha un Ejército federal, que fue saboteado por estalinistas y chovinistas en la Asamblea Nacional francesa. Recordemos que el non nato Tratado de la Comunidad Europea de Defensa, de 27 de mayo de 1952, decía en su preámbulo: «Decididos a asegurar así el desarrollo de su fuerza militar sin que se atente al progreso social».