«Caperucito rojo» y el lobo

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

Juan Carlos Hidalgo | Efe

31 dic 2021 . Actualizado a las 08:32 h.

Lo malo de los cuentos es que cuando uno se hace mayor comprueba que lo son. Ni las fregonas se casan con los príncipes, ni los leones se enamoran, ni las nietas recuperan a sus abuelas si un lobo se las come. Como en el poema de José Agustín Goytisolo, que Paco Ibáñez tan bien musicó e interpretó, solo en un mundo al revés los lobitos buenos son maltratados por los corderos, y, aunque sí puede haber príncipes malos, no hay piratas honrados, ni tampoco hermosas brujas.

Es muy probable que ayer Pedro Sánchez se despertase del mundo al revés que nos pintó en su largo anuncio de fin de año pagado con fondos públicos con la noticia de que la tasa interanual del IPC subió 1,2 puntos en diciembre y se situó en el 6,7 %, la más alta desde marzo de 1992, es decir, desde hace ¡29 años! Casi nada.

Como casi nada significa la noticia que yo recordé el miércoles aquí: el informe de The Economist (Which economies have done best and worst during the pandemic?) que coloca a España de último entre los 23 países ricos analizados, por ser aquel donde más ha caído el PIB (-6,6 %), más se han reducido los ingresos familiares (-6,3 %), más han bajado las acciones empresariales en la bolsa (-7,2 %) y el tercero en que más caído la inversión (-6,5 %).