¿Último golpe al consumo de tabaco?

Carlos Tomé Santiago ABOGADO DE CARUNCHO, TOMÉ & JUDEL

OPINIÓN

María Pedreda

10 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las últimas noticias que llegan desde el Ministerio de Sanidad se centran en la pretensión de modificar la actual redacción de la normativa que restringe el consumo de tabaco, lo que se iniciará a través de un Plan Integral de Prevención y Control del Tabaquismo para el período 2021-2025, cuyo borrador ya ha trascendido.

Por un lado, las propuestas incluyen una elevación de la fiscalidad y por otro llevar a cabo una ampliación de los espacios sin humo para seguir incrementando estos lugares libres de emisiones y conseguir que una persona no fumadora pueda desempeñar su día a día sin verse expuesta. El propio plan establece en su página 46 que «otro caso es el del ámbito privado» —menos mal—, en el que solo se pretende insistir en la concienciación sobre fumar en espacios privados cuando se convive con otras personas que requieran especial protección, como los menores.

Y en concreto, en una parte del documento se hace referencia a medidas para reducir la exposición ambiental a las emisiones de tabaco en lugares públicos y privados. Existe la previsión de una ampliación legislativa de los espacios sin humo de tabaco y sin aerosoles de cigarrillos electrónicos en determinados ambientes comunitarios y sociales al aire libre, y en ciertos espacios del ámbito privado. En este sentido se cita expresamente a los vehículos particulares y aunque no se haga referencia concreta a ello se da por hecho que entre los espacios al aire libre en los que estará prohibido fumar figurarán las terrazas de los establecimientos de hostelería y probablemente las playas. Todo con el objetivo de conseguir reducir al menos un 30 % el consumo de tabaco para el año 2025.