Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Gananciales o separación de bienes

Ignacio Bermúdez de Castro
Ignacio Bermúdez de Castro PASOS SIN HUELLAS

OPINIÓN

ANGEL MANSO

15 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una consulta muy frecuente a los despachos de abogados de familia: ¿es mejor casarse con separación de bienes o gananciales? Décadas atrás era impensable proponer a tu inminente cónyuge casarse con separación de bienes, a no ser que no te importara que te dejaran plantado en el altar por desconfiado y poco convencido del paso a dar. Pero los tiempos han cambiado y los matrimonios de gente joven suelen contraerse con separación de bienes. Es más práctico y, en caso de que las cosas no funcionen, y el matrimonio se rompa, la pareja se evita tener que liquidar la sociedad de gananciales, que si es contenciosa puede llegar a ser muy larga y costosa. El artículo 1.344 del Código Civil recoge que «mediante la sociedad de gananciales se hacen comunes para los cónyuges las ganancias o beneficios obtenidos indistintamente por cualquiera de ellos, que les serán atribuidos por mitad al disolverse aquella». Por otro lado, el artículo 1.437 manifiesta que «en el régimen de separación pertenecerán a cada cónyuge los bienes que tuviese en el momento inicial del mismo y los que después adquiriera por cualquier título. Asimismo corresponderá a cada uno la administración, goce y disposición de tales bienes». Nadie puede negar que con la separación de bienes se intenta evitar que uno de los cónyuges que no ha pegado palo al agua en su vida de casado, una vez roto el matrimonio, se intente aprovechar de lo mucho que ha trabajado el otro. De todas formas, que nadie se piense que nos hallamos ante una panacea. Aún así surgen problemas cuando el amor se esfuma.