A partir de ahí

Luis Ferrer i Balsebre
luis ferrer i balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

ALBERTO LÓPEZ

03 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El derrumbe de los grandes valores e ideales supuso el advenimiento de la llamada posmodernidad y, a partir de ahí, Occidente dejó de aglutinarse bajo el paraguas de la religión, las grandes ideologías, el valor del trabajo, la autoridad bien entendida, el esfuerzo personal y todos los grandes relatos que sostenían nuestra civilización desde el Renacimiento. 

A partir de ahí, la civilización ha sufrido una atomización en múltiples valores a veces contradictorios entre sí. El hombre moderno vivía según un discurso racional sobre el mundo y en términos de una verdad única y absoluta; una vez perdida su confianza en cualquier tipo de metanarración, vive en medio de una pluralidad de narraciones relativas o de verdades proclamadas sin certeza en todos los contextos del saber.

La preocupación por cómo se gobierna el mundo ha dado paso a la preocupación por cómo se gobierna uno, son los nuevos narcisistas como Lasch llamó memorablemente a estos hombres psicológicos capaces de percibir, analizar y evaluar el estado del mundo solo a través del prisma de sus problemas personales.