Ojalá pudiese conseguir que leyesen este breve artículo aquellos que están en el poder. Los de las niñeras pagadas con dinero público y sus colegas de Consejo de Ministros. Siguen faltando a la verdad con sus palabras, sus acciones y sus silencios. Me gustaría preguntarles por qué se han enterado ahora de que hay vacunas que no se pueden poner a mayores de 55 años. Me gustaría preguntarles por qué han muerto ancianos después de haberles inoculado la pócima de la esperanza. Lo quiero saber al detalle porque, seguidamente, exijo preguntarles si los fallecimientos se hubiese producido si antes les hubiesen realizado una PCR que confirmase si estos abuelos estaban o no previamente infectados por el covid. Quiero saber si hay riesgo de que alguna de las personas que participen en las elecciones de Cataluña se contagie. Basta con que sea una, y cuando contesten no falten a la verdad, ni cuenten verdades a medias, ni guarden silencio. Ustedes tienen el derecho y la obligación de explicarse porque ustedes -jóvenes y viejos políticos- son los que mandan cerrar negocios desde su posición llena de privilegios (¿o es que no tienen garantizada, por ejemplo, la pensión hasta el fin de sus días?).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Ellos faltan a la verdad