Todavía buscan justicia

Francisco Caamaño TRIBUNA

OPINIÓN

28 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A diferencia de lo que ocurre en otros países de la UE, los tribunales españoles son en exceso cautelosos cuando consideran que la reparación del daño causado a las víctimas puede incidir sobre la regularidad económica del sector de actividad al que pertenecen los agentes causantes del daño. Si no fuese por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), miles de españoles no habrían visto reparada la injusticia de las preferentes o de las cláusulas suelo.

Esta querencia patria, se debe, en parte, a que nuestro modelo de responsabilidad civil extracontractual no ha incorporado la figura de las indemnizaciones punitivas, ni remedios procesales como el de las acciones colectivas. Pero también a lo que podemos caracterizar como el «síndrome de los grandes números».

Desde hace doce años, la Asociación de víctimas del vuelo JK-5022 de Spanair padece las consecuencias de ese síndrome de la Justicia española, por lo que acaban de solicitar a la Sala Primera del Tribunal Supremo que plantee una cuestión prejudicial ante el TJUE.