La triple traición de Miguel Bosé a la «plandemia»


Los terraplanistas del covid tuvieron su momento de gloria el pasado fin de semana. Falabaratos y conspiranoicos de todo tipo y pelaje se manifestaron en Madrid contra lo que ellos denominan «plandemia» y consiguieron llamar la atención por lo disparatado de sus planteamientos. Como es lógico, consiguieron titulares. Y también tiempo en pantalla.

Los problemas comenzaron cuando en algunas emisoras de televisión la información dio paso al espectáculo. Se celebraron falsos debates en los que las posturas científicas y el cuñadismo competían de igual a igual. Ya sabemos por los algoritmos de las redes sociales que en el gran mercado de la atención atraen más las tesis simplonas y escandalosas, aunque sean delirios, que los argumentos complejos y basados en la realidad. ¿Quién tiene más que ganar cuando se celebran esos cara a cara? Los negacionistas.

¿Todo el mundo tiene derecho a opinar? Sí. ¿Todas las opiniones son igual de válidas? Pues no. Algunas causan sonrojo y te ponen en evidencia. El mejor ejemplo lo ha dado Miguel Bosé. El cantante se convirtió en adalid de los que sostienen que el coronavirus es un invento, pero luego, prendida la mecha, traicionó hasta tres veces a los suyos. Primero se ausentó de la manifestación de Madrid. Luego vimos fotos suyas haciendo la compra, con mascarilla. Y después reconoció que «el bicho existe».

Quién es quién en las protestas antimascarillas: del profesor de yoga que dice que estamos en guerra al agricultor de la cura milagrosa

María Hermida
Europa Press

Hay nombres propios en el movimiento que duda de la existencia del coronavirus más allá de Miguel Bosé. Sus perfiles son diversos, polémicos e irreverentes

En un vídeo, megáfono en mano, una de las personas que el domingo acudió a la manifestación que se celebró en Madrid en contra del uso de las mascarillas, que según fuentes de la Delegación del Gobierno reunió entre 2.500 y 3.000 personas, sentencia: «Aquí no hay nadie más importante que nadie, todos somos los de abajo luchando contra los de arriba». Pero lo cierto es que en este movimiento, que además de protestar contra la obligatoriedad de llevar cubrebocas pone en duda la existencia del coronavirus, habla de «falsa pandemia» o señala que los asintomáticos son personas sanas y por tanto no transmiten el covid-19, empiezan a sonar algunos nombres más allá del de Miguel Bosé, un artista que apoya la causa pero que no se dejó ver por la concentración de Colón. 

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La triple traición de Miguel Bosé a la «plandemia»