Plegables


Esta primera semana de un agosto atípico, por el calor y las mascarillas -si tan peligroso es no llevarlas puestas, si no usarlas supone un grave riesgo de contagio, ¿por qué se permite que corredores, ciclistas y patinadores puedan ir sin ellas y jadeando al pasar a tu lado? ¿No será que estamos exagerando un poquito?-; esta semana, digo, está siendo pródiga en noticias tecnológicas.

El lunes Google anunciaba su nuevo smartphone Pixel 4a, un terminal cuyas especificaciones y precio (389 euros) demuestran que el gigante del software milita en la gama media-media, ni siquiera avanzada, en cuanto a hardware se refiere. Presentar en el 2020 un móvil con 5,8 pulgadas de pantalla, aunque sea Amoled, cuando tus presuntos rivales rozan las 7 pulgadas; o con una sola cámara trasera y una batería discreta de 3.140 mAh, no es para sacar pecho. Tiene cosas buenas -graba vídeo en 4K, cuenta con jack de audio de 3,5 mm y pesa solo 143 gramos- pero no pasará a la historia.

El martes el protagonista fue Trump y su sainete antichino, que tiene un nuevo episodio con la popular aplicación TikTok. Primero quería vetarla en su país y ahora pretende que una compañía norteamericana -Microsoft- la compre. Pero, para autorizarlo, exige que la firma de Redmond pague una comisión a Washington. El CEO Satya Nadella habló por teléfono con el presidente y no sabemos si acabará plegándose, pero no deja de ser irónico que Trump acuse a Huawei de estar al servicio del Gobierno de Pekín y él le diga a la mayor compañía privada del mundo qué tiene que comprar y cuánto debe pagar.

Y hablando de plegables, ayer Samsung mostró cómo será la nueva generación de móviles con pantalla flexible. El Galaxy Z Fold2 ofrece un panel de 7,6 pulgadas cuando se abre -como si fuera un libro- y otro de 6,2 pulgadas cuando se cierra. Se ha rediseñado la bisagra para que no tenga los problemas de la primera versión; ahora es como la del Galaxy Z Flip, que, por cierto, llevo unas semanas probando y me encanta, porque cerrado solo ocupa un cuadrado de 8,5 x 7 centímetros y se puede llevar cómodamente en el bolsillo. Quizá los plegables tienen más futuro de lo que pensábamos. Plegar el móvil, plegarse ante Trump y plegarse a lo que digan los médicos, a los que hoy no puedes ni toser, en sentido literal y figurado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Plegables