Pablo Iglesias y la comisión de Demolición


Montar en este país una comisión de Reconstrucción es tomar demasiados riesgos. Conociendo al personal, sería más lógico llamarla de Demolición. Ayer hubiese cumplido su objetivo. He aquí a Patxi López, presidente del, digamos, sarao, y Pablo Iglesias. Los dos haciendo coditos. Presunto gesto simpático antes de entrar en harina. Tras las demoliciones Cayetana de anteayer llegaron las demoliciones Pablo. A saber: Iglesias llamando a negociar con un tal Puigdemont, porque es «el jefe de una formación a la que votan muchos españoles (sic)»; Iglesias acusando a Vox de querer un golpe de Estado «pero no se atreven», o sea, asomándose al estanque de Abascal y echando de comer a sus peces. A lo mejor quiere que engorden. Será porque tienen Irán en común. En fin. Pablo Iglesias. Vicepresidente del Gobierno. ¿En serio alguien se cree que vamos a salir mejores de esto?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
38 votos
Comentarios

Pablo Iglesias y la comisión de Demolición