Europa, en modo «xirará»

Cristina Ares
Cristina Ares TRIBUNA

OPINIÓN

JULIEN WARNAND

02 dic 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Tras el viernes de despedidas en la Rue de la Loi de Bruselas -además de Juncker en el Berlaymont, en el edificio Europa o «la casa de los Estados miembros», Tusk recogía y daba la bienvenida a Charles Michel como presidente del Consejo Europeo-; esta misma mañana, en el Quartier Européen de Bruselas, se comienza a trabajar oficialmente en las prioridades del ciclo político 2019-2024, presentadas el pasado miércoles por Úrsula von der Leyen, y concienzudamente acordadas, a lo largo de los últimos cuatro meses, con los grupos popular, socialdemócrata y liberal, entre otros, y todos los líderes nacionales.

El quinquennat présidentiel se desperezó con una reivindicación de la identidad de la Unión Europea, sus principios y valores democráticos. Ante el Parlamento, von der Leyen asumió el compromiso de protegerlos, sin excepciones y con firmeza. La alemana promoverá la igualdad de género como nunca antes; como botón de muestra, los gabinetes de la Comisión presentan ya una composición paritaria y, en 2024, lo harán todos los niveles de la administración.

Con motivo del treinta aniversario de la Revolución de Terciopelo, se citó a Václav Havel, último mandatario de Checoslovaquia y primer presidente de la República Checa, después de haber sido activista en favor de los derechos humanos y, por este motivo, varias veces encarcelado bajo el régimen comunista. Durante los próximos años, la Unión Europea recuperará un papel más activo en la defensa de la democracia y el diálogo en «un mundo agitado, con demasiadas fuerzas que solo hablan el lenguaje de la confrontación y el unilateralismo; pero también (…) en el que millones de personas se están lanzando a la calle para protestar contra la corrupción o pedir cambios democráticos», subrayó la presidenta.