Las necesarias ayudas a los ERE

Pepe Álvarez
Pepe Álvarez FIRMA INVITADA

OPINIÓN

Pool

28 nov 2019 . Actualizado a las 13:49 h.

Hemos conocido la sentencia del llamado caso de los ERE de Andalucía y me gustaría hacer alguna reflexión al respecto, porque depende de a quien se oiga parece que no hay casi 7.000 trabajadores y trabajadoras que hoy pueden vivir con dignidad gracias a las ayudas dadas a través de esta vía.

En primer lugar, debemos recordar que un ERE es un expediente de regulación de empleo, que conlleva la suspensión temporal o la extinción de contratos de trabajo mediante un procedimiento colectivo. Hasta la reforma laboral del PP necesitaba de la autorización previa de Administración laboral y que después de ella, la empresa puede aplicar tras negociar durante 30 días con la representación de los trabajadores, salvo en las compañías con menos de 50 trabajadores. En este caso, el período se reduce a 15 días. Es decir, son mecanismos a disposición de las empresas para realizar ajustes de plantilla o simplemente, sin utilizar eufemismos, despidos.

Esos procedimientos se utilizaron de manera muy importante durante la crisis que azotó a toda España -y a Andalucía especialmente-, y tuvieron su máxima expresión en el cierre de firmas como Delphi, o las compañías mineras de la Franja Pirítica o la Sierra Norte de Sevilla. Ante esta situación había dos formas de abordar el problema: o dejar a los trabajadores y trabajadoras afectados a su suerte o tomar la decisión de poner en marcha mecanismos para evitar esta situación y a la vez intentar impedir una mayor crisis económica, laboral y sobre todo social, como hicimos la Junta de Andalucía y las organizaciones empresariales y sindicales. Casi 7.000 personas pudieron acogerse a esos procedimientos y lograr, en muchos casos, un puente a su jubilación que hoy les permite vivir con dignidad.