Un antes y un después


Este año que toca a su fin ha estado plagado de sobresaltos para los autónomos de nuestro país: la entrada en vigor de la ley de medidas urgentes del trabajo autónomo y las modificaciones de las reformas realizadas en materia fiscal y tributaria han sido un quebradero de cabeza para los trabajadores por cuenta propia.

Si bien es cierto que se han producido pequeños avances en materia de protección social y de bonificaciones al emprendedor, ha quedado sobradamente probado que la normativa que vio la luz el pasado mes de enero era obviamente mejorable.

Las organizaciones hemos demostrado holgadamente la madurez y el talante negociador. Hemos sido capaces de anteponer el interés común a nuestros intereses organizativos y además, entre todos, hemos convencido al Gobierno para que restaure gran parte de las deudas que la sociedad española había contraído con nuestro colectivo.

La universalidad del accidente de trabajo, el cese de actividad, el derecho a recibir una formación adaptada a las necesidades de cada sector y sobre todo la bonificación del pago de la cuota del autónomo cuando este está de IT por contingencias comunes son un buen ejemplo de los avances que se han producido en materia de protección social. Sin duda, reivindicaciones históricas que nos acercan cada vez más a la igualdad entre los distintos regímenes de nuestro sistema.

Además, hemos sido los autónomos los que hemos participado en las decisiones que nos serán de repercusión a lo largo de este próximo año; se ha puesto en valor la mesa de diálogo permanente con las organizaciones representativas de trabajo autónomo, y es en el seno de esta donde se han negociado los asuntos de interés de nuestro colectivo.

El acuerdo, sin duda, marca un antes y un después en el nivel de protección social que vamos a disfrutar los trabajadores autónomos. Y hemos puesto sobre la mesa la cotización en función de los ingresos que será efectiva a partir del año que viene, y que traerá la justicia contributiva en nuestro sistema. Felicitarnos a todos por esta política valiente, de cambio y de transformación de un sistema que perduraba 50 años.

Por Eduardo Abad Secretario general de UPTA

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un antes y un después