Rajoy y los debates


¿Por qué no asiste el presidente Mariano Rajoy a los debates con los otros candidatos? Por falta de tiempo evidentemente no, ya que el pasado lunes, a la misma hora en que se tiraban los trastos a la cabeza Sánchez, Iglesias y Rivera, se encontraba realizando una cómoda entrevista en Telecinco. ¿Tiene miedo a ser vapuleado por sus contrincantes? Tampoco creo que sea ese el motivo. El presidente fue concejal, por lo que a su criterio de experiencia anda sobrado, y puestos a llamar a las cosas por su nombre ninguno de sus oponentes es un figura. Sencillamente al ser Mariano Rajoy un hombre práctico, se habrá planteado lo que puede sacar en limpio de semejante evento, y al llegar a la conclusión de que nada, ni bueno ni malo, pues se hace el sueco o manda a su segunda de a bordo.

No me van a doler prendas a la hora de reconocer que en su caso yo haría lo mismo.

La foto del atril a él destinado, vacío, le puede costar varios miles de votos, los mismos que le costarían los dardos lanzados por los aspirantes a sucederle en Moncloa. Lo comido por lo servido, y él fresco como una lechuga para afrontar una dura campaña y debatir con Pedro Sánchez.

Mientras, la brillante vicepresidenta, dando la cara por él. ¿Es criticable su actitud?

En absoluto. Si acaso resulta inteligente.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
102 votos

Rajoy y los debates