España es diferente


Que no se crean Pablo Iglesias y los ya bajo sospecha Errejón y Monedero que la cosa está ganada. Grecia no es España. Tsipras siempre dijo de qué pie cojeaba, algo que los recién incorporados a la casta ocultan. Aseguran no ser de derechas ni de izquierdas, y como los españolitos, salvo evidentemente los líderes de Podemos, ninguno pasamos de 60 de cociente intelectual, pues nos lo creemos. Convencidos están de que nos han pasado desapercibidas las trapalladas de Errejón en la Universidad de Málaga, así como la fortuna facturada por Monedero a Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, pero en modo alguno es así. La gente ya los empieza a cuestionar. Los gerifaltes de Podemos han probado los percebes y han dado instrucciones de que si llegan a Moncloa, los quieren a diario de entrantes. Antes del Ribera del Duero y del cordero lechal. Era de prever, pues todos aquellos que pisan moqueta por vez primera sufren preocupantes amnesias durante lo que dura una legislatura. ¿Qué hace el mesiánico Iglesias sin dar explicaciones creíbles sobre las irregularidades de sus dos máximos colaboradores? Al final procedió como todos. Dando la callada por respuesta. Al fin y al cabo ya es casta, y los de la casta, como él bien dijo, son unos vividores a costa del erario público. Unos chupópteros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
78 votos

España es diferente