España se hunde en salsa de tomate


España, crisol de culturas, con una arraigada tradición cristiana, y con un clima propicio para el uso de los espacios públicos, atesora algunas de las fiestas más hermosas y concurridas del mundo. A la cabeza está la Semana Santa, que a sus exquisitos festivales de música, a su brillante liturgia y a sus masivos y hermosísimos desfiles procesionales, suma también una gastronomía específica y una cultura de las multitudes que encandilan a todos cuantos llegan a conocer su extraordinaria exhibición de patrimonio material e inmaterial y sus inigualables escenarios urbanos. Pero en la misma línea de belleza y esplendor están las solemnes celebraciones del Corpus Christi (Toledo, Granada, Sevilla, La Orotava, Berga y Ponteareas), las Fallas de Valencia, los Moros y Cristianos de Alcoy, la Santa Cruz de Caravaca, la Asunción de Elche -con su famoso Misteri-, los grandes Carnavales de Cádiz, Tenerife y Verín, el San Juan de Mahón, el Rocío, las tiernas cabalgatas de Reyes Magos y un sinfín de romerías que llenan los pueblos de vida social y estética centenaria.

Pero el diablo, que nunca duerme, quiso poner en nuestra historia las graves tentaciones del tiempo presente que, masacrando lo hermoso, y rindiéndose a la banalidad de lo moderno, puso como cabeza y escaparate de nuestros eventos más internacionales dos monstruosas trapalladas: los Sanfermines de Pamplona, convertidos en el mayor botellón del orbe, y la Tomatina de Buñol, en la que la estupidez humana bate récords insuperables. Y a ambos acontecimientos llegan miles de personas de todo el mundo a hacer lo que en ningún otro lugar les dejan hacer, y a considerar como «lo más» una chabacanada protagonizada por adultos de todos los colores y creencias, algunos de ellos doctores por Harvard. ¡Impresionante! Matar o dejar morir lo hermoso, lo culto, lo religioso o lo histórico para acabar en esto: una alegría impostada y chabacana en medio de enormes montañas de estiércol humano.

Muchos ciudadanos de Barcelona, Baleares y Levante andan estos días cabreados con las autoridades, por permitir borracheras, vomitonas y meadas masivas que protagonizan zombis desnudos. Y también yo me quejo de que, asumiendo a ciegas la tradición de las peñas, las fiestas de los pueblos y las ciudades midan su éxito por los desfiles de estridentes charangas y por las toneladas de basura que dejan en las calles. ¡Pobres Caneiros de Betanzos! ¡Pobre Naseiro de Viveiro! ¡Quién os ha visto y quién os ve! Pero todo eso es lo que merecemos cuando el Misteri de Elche es en la televisión la «fiesta de las carretillas», y el Corpus de Allariz la «festa do boi». Como si todo fuese una llamada a las naciones para que vengan en masa al botellón, la cocaína y la basura. Porque el sabroso pan de la historia también se lo da Dios a quien carece de dientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
91 votos

España se hunde en salsa de tomate