Un «thriller» que no termina


Sucedió hace treinta años. Y sigue siendo un bum. Michael Jackson lo grabó desde abril hasta noviembre del 82. Llegaba el primero y se iba tarde. Lo cuidaba todo. La marca del perfeccionismo. El productor Quincy Jones ha contado detalles de aquella grabación. Se hizo en el estudio Westlake de Los Ángeles, en el Beverly Boulevard. Lo pidió Michael Jackson, a pesar de lo caro que era, porque decía que le daba suerte. Y se la dio. Thriller se publicó a finales del 82 y dos años después, en el 84, vendía todavía un millón de copias al mes. Thriller no es solo un vídeo. Es un álbum del que salieron nada menos que siete singles de éxito. Uno de ellos, el primero que se dio a conocer, a medias entre Michael Jackson y Paul McCartney, The girl is mine, arrasó. Todo se grabó a oscuras, como le gustaba a Jackson. Hay una batería que suena distinta en el álbum, como a veces la voz de Jackson, porque se subían a tres metros de altura para hacer tomas variadas. El sonido del lobo fue el de un perro gran danés llamado Max. Y de una canción hizo 91 mezclas para quedarse con la tercera. Así era Jackson. Su thriller va ya por los 58 millones de copias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

Un «thriller» que no termina